IamIwill

4 de febrero: Día Mundial contra el Cáncer

Como cada año, el 4 de febrero nos unimos a la celebración del Día Mundial contra el Cáncer, creada y apoyada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) y la Unión Internacional contra el Cáncer (UICC)

Por este motivo, Merck apoyará en el día de hoy las campañas globales #IAmAndIWill y #TransformCancerCare con la intención  de ofrecer nuestro granito de arena en la difusión de la información y la concienciación ciudadana sobre esta enfermedad. Además, desde Merck hemos contado con la colaboración de nuestros compañeros de áreas muy diferentes que se han sumado a la campaña “I Am And I Will” para contarnos su labor en la carrera contra el cáncer.

¿El cáncer se hereda?

Entre los distintos frentes de la lucha contra el cáncer a los que se presta atención durante esta jornada, este año se incluye una acción específica sobre el cáncer hereditario y la tendencia a recurrir a posibles cirugías profilácticas. Gracias a casos tan mediáticos como el de la actriz Angelina Jolie, son muchas las conversaciones que se han generado sobre esta cuestión, algunas con informaciones no del todo ciertas. Para aclarar posibles dudas, la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) ha producido un vídeo que ha contado con la participación del exfutbolista y comentarista deportivo Michael Robinson y la cantante Luz Casal, paciente y superviviente de cáncer, respectivamente.

En este vídeo, se aclara que, efectivamente, el cáncer es una enfermedad que se puede desarrollar por mutaciones genéticas, pero eso no significa que esas mutaciones se hereden y el cáncer se transmita irremediablemente a la descendencia. Un gen puede alterarse a lo largo de nuestra vida por la suma de diversos factores e inducir a que las células tengan un comportamiento anormal y se produzca el tumor, pero heredar una alteración no implica que se herede el cáncer, solamente que hay mayor probabilidad de desarrollarlo.

En definitiva, como aconseja Michael Robinson en el vídeo, “escuchen a las voces acreditadas que saben de cáncer. Este no es necesariamente hereditario. Si tienen alguna duda, no acudan al Dr. Google, sino al oncólogo médico”.

El cáncer en cifras

Desde una perspectiva global, el cáncer sigue constituyendo una de las principales causas de mortalidad en el mundo con aproximadamente 9,6 millones de muertes en 2018. Los tumores responsables del mayor número de fallecimientos en el mundo fueron el cáncer de pulmón (18,4% del total de muertes por cáncer), colorrectal (9,2%), estómago (8,2%) e hígado (8,2%). Pese a estas elevadas cifras de mortalidad, la supervivencia aumenta de forma continua y en España es similar a la del resto de países de nuestro entorno: el 53% a los cinco años.

La SEOM estima en un informe recientemente publicado que el número de nuevos casos de cáncer diagnosticados en España en 2019 alcanzará los 277.234 (161.064 en hombres y 116.170 en mujeres), un 12% más que en 2015, cuando se diagnosticaron 247.771 casos (148.827 en hombres y 98.944 en mujeres). Este incremento responde a factores como el aumento de la población, el envejecimiento, la exposición a factores de riesgo como el alcohol, la obesidad, el sedentarismo y la que sigue siendo la gran “bestia negra” frente a la prevención de esta enfermedad: el tabaco.

El tabaquismo

La Dra. Ruth Vera, presidenta de SEOM, destaca que “pese a los importantes logros conseguidos en las últimas décadas con respecto a la concienciación sobre el efecto protumoral del tabaco, este sigue siendo responsable de casi 8 millones de muertes por cáncer en el mundo. Hasta dos tercios de los fumadores continuados morirán a causa de su hábito”.

Mientras que el número de casos de cáncer de pulmón en mujeres va en aumento, al igual que el tabaquismo, en hombres se va reduciendo de forma pareja a la reducción del hábito tabáquico. Pese a todo, el consumo de tabaco continúa siendo más frecuente en hombres (26,2%) que en mujeres (18,5%), según datos de EUROSTAT de 2014. El resto de los tumores relacionados con el tabaco, como los de cavidad oral y faringe, vejiga, etc., también aumentarán.

“Queremos insistir –continúa la Dra. Vera– en que nunca es tarde para dejar el hábito tabáquico. Los beneficios de dejar de fumar empiezan desde el primer día y a los 10 años de haber abandonado el tabaco el riesgo de morir por un cáncer de pulmón se reduce a la mitad”.

Comparte esta entrada