[ File # csp4569006, License # 2385171 ]
Licensed through http://www.canstockphoto.com in accordance with the End User License Agreement (http://www.canstockphoto.com/legal.php)
(c) Can Stock Photo Inc. / 4774344sean

¿Por qué es necesario el ácido fólico antes y durante el embarazo?

  • El déficit de ácido fólico puede provocar distintas malformaciones en el cerebro del feto, como anencefalia o ausencia del cerebro, incompatible con la vida, y en la columna vertebral, como la espina bífida, el defecto congénito más frecuente cuando una o más vértebras no se cierran correctamente.
  • Sin embargo, tomar suplementos de folatos no siempre reduce el riesgo de defectos en el tubo neural del bebé, puesto que cerca del 50 por ciento de las mujeres tienen una mutación en el gen de la metilentetrahidrofolato reductasa (MTHFR) que dificulta la absorción del ácido fólico.

 

Desde hace años se sabe que tomar ácido fólico antes de quedarse embarazada y en los primeros meses de la gestación ayuda a reducir hasta un 70 por ciento el riesgo de desarrollar defectos del tubo neural, ya que éste se cierra a los 28 días de la concepción.

El déficit de ácido fólico puede provocar distintas malformaciones en el cerebro, como anencefalia o ausencia del cerebro, incompatible con la vida, y en la columna vertebral, como la espina bífida, el defecto congénito más frecuente cuando una o más vértebras no se cierran correctamente. Hay que tener en cuenta también que las consecuencias del déficit de folatos en esta etapa de la gestación pueden llegar a la vida adulta del bebé. Por eso, las mujeres que quieren ser madres deberían conocer estos riesgos y cómo evitarlos.

Uno de los retos de los especialistas es conocer lo antes posible la presencia o no de estos problemas. Para ello, ahora cuentan con la medición de la translucencia intracraneal (diámetro AP del IV ventrículo) en la ecografía del primer trimestre. Tal  como se demuestra en el estudio IT, desarrollado por especialistas de la Clínica Charité de Berlín, se pueden identificar nuevos marcadores ecográficos capaces de adelantar la presencia de la espina bífida abierta en el primer trimestre del embarazo. Se trata de un estudio prospectivo y multicéntrico en el que se han analizado a más de 15.000 mujeres y 16.000 bebés y en el que se ha demostrado que con este método de cribado prenatal se pueden detectar casos de espina bífida abierta ya entre las semanas 11 y 13 del embarazo. Actualmente, el diagnóstico se suele hacer entre la semana 17 y la 23 o más tarde.

En cualquier caso, tomar suplementos de folatos no siempre reduce el riesgo de los defectos en el tubo neural del bebé, puesto que cerca del 50 por ciento de las mujeres tienen una mutación en el gen de la metilentetrahidrofolato reductasa (MTHFR) que dificulta la absorción del ácido fólico. En este sentido, es imprescindible asegurar que la dosis de folato llegue correctamente. Para ello, contamos con el folato biológicamente activo o Metafolin®, que es capaz de sortear esta mutación y asegurarse de que el organismo adquiera los folatos necesarios. 

 

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada