los alimentos pueden influir en la calidad del sueño

La alimentación puede influir en la calidad de sueño

  • Una ingesta elevada de fibra favorece el sueño profundo o de onda lenta, mientras que un porcentaje más alto de energía proveniente de grasas saturadas se asocia a menos sueño en onda lenta.
  • Los autores sugieren que las recomendaciones basadas en la alimentación podrían mejorar considerablemente la calidad del sueño de todas las personas, pero especialmente de las que ya tienen problemas crónicos para dormir.

 

La dieta pobre en fibra y rica en grasas saturadas y azúcares se asocia con un sueño más ligero, menos reparador y con más interrupciones, según indica un estudio realizado por investigadores del Instituto de Nutrición Humana de la Universidad de Columbia, en Nueva York, que se publica en Journal of Clinical Sleep Medicine.

Los científicos, coordinados por Marie-Pierre St-Onge, analizaron a 13 hombres y 13 mujeres con peso normal y una edad media de 35 años. Durante 5 noches se monitorizó su sueño en el laboratorio, donde cada participante durmió una media de 7 horas y 35 minutos por noche. La información sobre la calidad del sueño se recogió mediante polisomnografía y después se analizó que los participantes siguieran una dieta equilibrada durante al menos 3 días, mientras que durante un solo día se les permitió consumir los alimentos que quisieran sin restricciones.

Los resultados mostraron que la ingesta elevada de fibra favorecía el sueño profundo o de onda lenta, mientras que un porcentaje más alto de energía proveniente de grasas saturadas se asociaba a menos sueño en onda lenta. Asimismo, el consumo elevado de azúcar se relacionó con más despertares durante el sueño. Por último, los investigadores comprobaron que los participantes se dormían antes tras consumir una serie de comidas fijas diseñadas por un nutricionista y que eran pobres en grasas saturadas y ricas en proteínas, mientras que tardaban más en dormirse cuando elegían ellos mismos la comida que iban a consumir.

“Nuestro trabajo deja claro que la calidad de la dieta influye en la del sueño y que incluso un solo día de consumo bajo de fibra y alto de grasas puede influir en el sueño”, ha explicado St-Onge. “Además, puede tener importantes implicaciones para la salud, puesto que el sueño parece tener relación con algunas enfermedades crónicas, como la hipertensión, la diabetes o las patologías cardiovasculares”.

Los autores sugieren que las recomendaciones basadas en la alimentación podrían mejorar considerablemente la calidad del sueño de todas las personas, pero especialmente de las que ya tienen problemas crónicos para dormir.

Y tú, ¿has comprobado si tu alimentación influye en cómo duermes?

 

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada