Hirn, Gesundheitswesen und Medizin, Horizontal, Digital generiert, Lebewesen, Kern, Farbbild, Axon, Illustration, Menschliches Nervensystem, Niemand, Anatomie, Synapse, Dendrit, Hormon, Schwarzer Hintergrund, Zelle, Nervenzelle, Biomedizinische Illustration.

Aplicación de la nanotecnología en salud

  • La nanotecnología es la ciencia que estudia los materiales a nivel molecular subatómico.
  • El uso de la nanotecnología permite que los fármacos se administren en las áreas específicas de tratamiento con una mayor precisión.

 

La nanotecnología (la ciencia de lo extremadamente pequeño) tiene un enorme potencial para el cuidado de la salud. Abarca desde la administración de fármacos con una mayor eficacia hasta el diagnóstico de las enfermedades de una manera más precisa, pasando por la “inyección” de vacunas a través de aerosoles y parches.

La nanotecnología es la ciencia que estudia los materiales a nivel molecular o subatómico. Implica la manipulación de partículas con un tamaño menor a 100 nanómetros (un nanómetro es una mil millonésima parte de un metro). La tecnología aplicada a esa escala consiste en el desarrollo de materiales o dispositivos dentro de ese tamaño: invisibles para el ojo humano y, a menudo, varios cientos de veces más delgados que un cabello. La física y la química de los materiales son radicalmente diferentes cuando se reducen a la nanoescala, ya que tienen diferentes fortalezas, conductividades y reactividades. Por ello, su investigación no deja de revolucionar el campo de la Medicina.

Por ejemplo, un reto importante de la Medicina moderna es conseguir que el cuerpo absorba toda la cantidad de fármaco administrada a un paciente. El uso de la nanotecnología permite que los fármacos se administren en las áreas específicas de tratamiento con una mayor precisión. Además, los medicamentos pueden ser formulados de manera que el ingrediente impregne las membranas celulares, reduciendo la dosis requerida.

En los países desarrollados, el cáncer encabeza la lista de las enfermedades que pueden ser tratadas con nanomedicina. La prevalencia del cáncer no deja de crecer en estos países, en concreto un 70 por ciento, según datos de la Organización Mundial de la Salud. Además, en las naciones en desarrollo el uso de la nanotecnología también se está estudiando para la lucha contra las enfermedades infecciosas como el VIH y la tuberculosis.

Pero, ¿podría la nanotecnología ayudar a curar el cáncer?

Los medicamentos transportados por nanopartículas recubiertas con polímero se han utilizado para tratar tumores de mama y de ovario gracias al uso de principios activos propios de los tratamientos de quimioterapia, que inhiben la división celular y suprimen el metabolismo energético en las células cancerígenas. Las nanopartículas están diseñadas para tratar un receptor del factor de crecimiento epidérmico, que se sobreexpresa en células tumorales.

La detección temprana del cáncer puede contribuir de manera significativa en su tasa de supervivencia. El uso de nanopartículas magnéticas en un sensor de resonancia magnética en miniatura es tan sensible que los científicos pueden detectar tan solo dos células cancerígenas en un microlitro de una muestra biológica, aumentando radicalmente la detección temprana.

De hecho, científicos de la Universidad de Stanford (Estados Unidos) han utilizado la nanotecnología para idear un método altamente específico de matar las células cancerígenas a través de la inserción de nanotubos de carbono en las células dañadas, exponiendo el tejido a la luz de un láser. De esta forma, los nanotubos se calientan y matan solo las células cancerígenas, dejando intactas las que están sanas.

Con todo esto, podemos observar que, aunque quedan algunas cuestiones que perfilar, la nanotecnología puede ser de gran ayuda para el diagnóstico de varias enfermedades.

 

 Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada