automatización de cultivos celulares

Emprender e innovar: automatización de cultivos celulares

  • Cuando se tratan enfermedades con células se denomina terapia celular. En este contexto, el cultivo celular automatizado va a suponer un importante impulso a la innovación en el campo biotecnológico.
  • En un futuro, y con una segunda versión del biorreactor del cultivo celular automatizado con el que estamos trabajando, se podrá obtener cualquier tipo celular partiendo de cualquier otro.

 

El mercado de los medicamentos está cambiando. La medicina regenerativa, en especial la relacionada con el uso de células madre, se está consolidando como una industria emergente. En este contexto hemos emprendido un ambicioso proyecto con  Aglaris Cell, una compañía de nueva creación para tratar de automatizar el cultivo celular. Para su desarrollo estamos recibiendo el asesoramiento de un equipo multidisciplinar de Merck. Todo ello gracias al acuerdo de mentorización suscrito entre ambas entidades tras resultar elegido nuestro proyecto en la última edición del programa de emprendimiento emprendeGO.

Nuestro perfil de emprendedores, la madurez y la claridad del trabajo no pasaron desapercibos para una compañía como Merck, que apuesta por las personas y cree en la Biotecnología como área de futuro. Así entendemos este acuerdo de mentorización suscrito entre ambas entidades tras resultar elegido nuestro proyecto en la última edición del programa de emprendimiento emprendeGO

 

Medicamentos vivos
Cada vez la esperanza de vida media es mayor y aparecen nuevas enfermedades que hasta ahora no se conocían. Entre todas estas enfermedades están aquellas que pueden ser curadas mediante células, que son los medicamentos vivos. Cuando se tratan enfermedades con células, éstas son consideradas un medicamento y de ahí la denominación de medicamento vivo.

Esta aplicación es la que se conoce como terapia celular, es decir realizar tratamientos médicos usando células. Por ejemplo, son para la regeneración de ciertas partes del cuerpo o para reparación de tejidos. Incluso con el uso de estos medicamentos vivos se podrá llegar a tratar enfermedades degenerativas, como el Parkinson. En este contexto, el cultivo celular automatizado va a suponer un importante impulso a la innovación en el ámbito biotecnológico.

En la actualidad, la terapia celular está experimentando un gran avance científico, pero una de las limitaciones es la complejidad de la producción celular. Ni mis compañeros ni yo entendíamos por qué todos los procesos de cultivo celular eran totalmente manuales ni por qué durante los últimos 50 años las células se habían cultivado de la misma forma. Por eso tratamos de buscar una solución y este es uno de los objetivos de Aglaris Cell, mejorar esta producción automatizándola y hacerla más segura.

Así, gracias al biorreactor de cultivo celular automatizado se podrán controlar los procesos de cultivo celular obteniendo un medicamento vivo más seguro y a un coste menor. Por consiguiente, los tratamientos de terapia celular estarán más extendidos y controlados. Por otro lado, se dispondrá de tratamientos más efectivos que los medicamentos “normales”, dado que gracias a la producción de células de un tipo concreto, se podrán probar los medicamentos y conseguir una mayor eficacia de los mismos.

En definitiva, un producto que se podrá aplicar al campo de las terapias celulares, la investigación básica, así como en la industria farmacéutica.

 

La biotecnología, el futuro de la medicina
En un futuro y con una segunda versión del biorreactor del cultivo celular automatizado con el que estamos trabajando, se podrá obtener cualquier tipo celular partiendo de cualquier otro. Esto permitirá poder tener medicamentos más efectivos, ya que se podrán probar determinados medicamentos sobre células que han sido diseñadas para que se parezcan lo máximo posible a las células objetivo del medicamento.

Por tanto, la biotecnología se dirige hacia la biología sintética y la medicina personalizada, algo que veremos en los próximos 10 años. Y es en este campo donde la colaboración existente entre Merck  y Aglaris Cell podrá tener un gran impacto.

 

David Horna
Doctor ingeniero químico especialista en biomateriales e ingeniería de superficies para cultivos celulares y componente del equipo de Aglaris Cell

Comparte esta entrada