avances en el tratamiento de esclerosis múltiple

Casualidades que ayudan a avanzar en el tratamiento de la esclerosis múltiple

  • Gracias a este estudio, ya se dispone de un modelo y de una diana para estudiar por qué se producen los trastornos de movimiento en la esclerosis múltiple.

 

Uno de los síntomas de la esclerosis múltiple son los problemas de movimiento, como la falta de coordinación y equilibrio, lo que puede llegar a provocar una considerable pérdida de calidad de vida a quienes la padecen.

Ahora, un equipo de investigadores estadounidenses ha logrado reproducir en laboratorio modelos experimentales que presentan estos problemas. Este logro supone un paso necesario para poder estudiar en profundidad por qué se producen estos problemas de movimiento y equilibrio y poder testar terapias que los reviertan.

El descubrimiento se hizo por casualidad, mientras se buscaba otra cosa. Como dicen los científicos, por ‘serendipia’. Cuentan los investigadores, en un trabajo publicado en la revista Immunity, que habían identificado una mutación en un gen (Nlrp12) que ‘descontrolaba’ a las células T y les impedía realizar su tarea de controlar la inflamación y, por lo tanto, disparaban la respuesta inflamatoria del organismo.

Cuando reprodujeron esta mutación en condiciones de laboratorio, lo que llamó la atención al equipo de John Lukens, de la Universidad de Virginia, en Estados Unidos, fue que esta inflamación desmedida no producía los efectos que esperaban -como la parálisis asociada a la esclerosis múltiple-, sino que originaba otros síntomas característicos de la esclerosis múltiple, como los trastornos del movimiento, coordinación y equilibrio que, hasta ahora, habían sido muy difíciles de reproducir en condiciones de laboratorio.

No será la primera ni la última vez en la ciencia que se produce un hallazgo por casualidad. Lo importante es que ya se dispone de un modelo y de una diana para estudiar por qué se producen estos trastornos del movimiento y cómo corregirlos.

 

David Rodríguez

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada