semana de concienciación en cáncer de cabeza y cuello

Beneficios de los cuidados paliativos precoces en cáncer

  • Teniendo en cuenta los datos de este estudio, Zimmermann apuesta por implantar antes los cuidados paliativos y que se trabaje de forma conjunta con los oncólogos.
  • Los cuidados paliativos que se les administraron a estos pacientes incluían consulta inicial, asesoramiento multidisciplinar sobre los síntomas, sobre el estrés, apoyo social y servicios domiciliarios.

 

Los cuidados paliativos si se administran de forma precoz en pacientes con cáncer en fase avanzada mejoran la calidad de vida si se compara con el tratamiento convencional para estos tumores. A esa conclusión ha llegado el equipo de Camilla Zimmermann, de la Universidad Health Network, en Toronto, tal y como se recoge en un estudio que se publica en The Lancet.

Después de revisar los datos de casi 500 pacientes con tumores colorrectales, de pulmón, ginecológicos y de mama, esta investigadora se dio cuenta de que los enfermos que habían recibido cuidado paliativos antes de las fases finales de su proceso oncológico tenían una mejor calidad de vida que los pacientes que seguían sólo el tratamiento oncológico. Teniendo en cuenta estos datos, Zimmermann apuesta por implantar antes los cuidados paliativos y que se trabaje de forma conjunta con los oncólogos. Éstos deberían considerar la implantación de los cuidados paliativos como parte del tratamiento general del paciente con cáncer en estadío avanzado.

La calidad de vida es un parámetro muy importante en el control del paciente con cáncer, que se ha comprobado en este trabajo, donde un médico y una enfermera especialistas en cuidados paliativos seguían a los pacientes con una visita al mes en un centro de día.

Otro punto importante que destacan los autores del trabajo es que esa mejoría de la calidad de vida la percibían los propios interesados, que además decían que recibían un cuidado mejor y se sentían más contentos con la atención que se les daba. Los cuidados paliativos que se les administraron a estos pacientes incluían consulta inicial, asesoramiento multidisciplinar sobre los síntomas, sobre el estrés, apoyo social y servicios domiciliarios. Los resultados se empezaron a ver a los tres meses, que fue cuando los enfermos que participaban en el estudio dijeron que su calidad de vida era mejor y a los cuatro meses observaron mejorías desde el punto de vista clínico. Se produjeron menos interacciones entre la medicación que tomaban y un mejor control de los síntomas.

Parece ser que los tratamientos paliativos funcionan y que sus beneficios se reflejan sobre todo en la calidad de vida del paciente. ¿Crees que deberían aplicarse antes a los pacientes con cáncer?

 

Clara Castaño

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada