04940low_meditation_

Los beneficios del mindfulness para la salud

El mindfulness es una práctica de origen budista que cuenta con más de 2.500 años de antigüedad. Inicialmente se empleó para tratar problemas de estrés y dolor crónico, pero actualmente su uso se extiende a casi todos los campos.

El objetivo principal de esta práctica milenaria va dirigido a la gestión de las emociones y los pensamientos con el fin de desarrollar una concentración plena que nos ayude a ser más felices en nuestro día a día.

Estos son algunos de los beneficios que el mindfulness tiene para tu salud:

  1. Adiós al estrés y a la ansiedad. Reduce los niveles de cortisol, una hormona que se libera en respuesta a las situaciones de estrés. El mindfulness aporta a sus practicantes un estado de calma y serenidad que mejora la salud física y emocional, reduciendo la presión arterial.
  2. Ayuda a dormir mejor. El cuerpo experimenta un grado de relajación natural que te ayuda a liberar tensiones, por lo que la conciliación del sueño será más fácil. Un estudio de la Universidad de Harvard encontró que la meditación a través de la técnica del mindfulness nos puede ayudar a combatir el insomnio, ya que reduce la activación cortical por la noche.
  3. Protege contra el Alzheimer. Esta práctica ha demostrado su efectividad en algunas enfermedades neurológicas como el Alzheimer, ya que la atención plena consigue estimular las neuronas y reducir el gen que está relacionado con esta patología. Según un estudio publicado en PubMed, el grupo de pacientes de Alzheimer que practicó esta técnica de relajación consiguió cambios significativos con respecto al grupo que no practicó esta terapia.
  4. Aumenta la capacidad de concentración. Muchos estudios han demostrado que el mindfulness aumenta la concentración y disminuye las distracciones, por lo que ayuda a centrar la atención en una sola tarea. Entre ellos, un estudio de la Universidad de Pennsylvania, que afirma que se utiliza también como terapia complementaria en los pacientes con TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad).
  5. Desarrolla la empatía. Nos ayuda a conocernos mejor y también a conocer a los demás. Con su práctica se desarrollan regiones del cerebro que están relacionadas con la empatía y con el autoconocimiento. Además, un estudio de la Universidad de Toronto demostró que las personas que practican mindfulness poseen más control sobre sus emociones que aquéllas que no lo hacen.
  6. Aumenta la creatividad. Ayuda a calmar la mente, y una mente en estado de paz y tranquilidad es más propensa a generar nuevas ideas. Investigadores de la Universidad de Roma hallaron que los individuos que son capaces de liberar su mente piensan de manera distinta acerca del mundo que les rodea y su nivel de creatividad es mayor.

 

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada