biomarcadores

Biomarcadores, claves en el tratamiento personalizado del cáncer

  • Gracias a los biomarcadores se puede clasificar a los pacientes en función de las características propias de su tumor, lo que hace que se les pueda tratar de forma personalizada.
  • La medicina personalizada hace que se puedan identificar de forma precoz los pacientes que tienen mayor predisposición a desarrollar un tumor, y adoptar así unas pautas preventivas concretas.

 

En los últimos años se ha producido un gran avance en el conocimiento de los tumores, tanto de los genes que están implicados en su desarrollo y formación como de los factores ambientales que los propician. Esto ha hecho que se haya mejorado la forma de detectar y abordar esta patología y de intentar prevenirla.

Los biomarcadores han tenido mucho que ver en este avance, ya que gracias a ellos ahora se puede clasificar a los pacientes en función de las características propias de su tumor y eso hace que se le pueda tratar de forma individualizada, tal y como se ha puesto de manifiesto en la jornada sobre Estrategias en el abordaje del cáncer colorrectal metastásico, organizada por la Fundación Bamberg en colaboración con Merck y la Fundación Salud 2000.

La medicina personalizada hace que se puedan identificar de forma precoz los pacientes que tienen mayor predisposición a desarrollar un tumor, y adoptar así unas pautas preventivas concretas. Para los expertos reunidos en dicha jornada, es importante que los biomarcadores dispongan de financiación pública, puesto que son imprescindibles para llevar a cabo un tratamiento individualizado, que es más efectivo, eficaz y eficiente. Así, por ejemplo, en pacientes con cáncer colorrectal metastásico se cuenta con biomarcadores para saber los pacientes que se pueden beneficiar del tratamiento contra receptores del factor de crecimiento epidérmico (EGFR), como Erbitux® (cetuximab).

Desde 2008, para administrar un tratamiento anti-EGFR había que llevar a cabo el análisis de mutaciones del exón 2 del gen KRAS, pero desde octubre de 2013 también hay que hacer el estudio de los exones 3 y 4 tanto del KRAS como del NRAS. Esto ha hecho que se pase de una selección del 40 por ciento de los casos al 60 por ciento. Gracias a esto se ha podido demostrar que los pacientes con cáncer colorrectal metastásico RAS de tipo nativo pueden beneficiarse del tratamiento con Erbitux®, mientras que los pacientes con tumores con RAS mutado no pueden.

Según se ha comentado en la reunión, aún queda por validar la tecnología que se utiliza para determinar este biomarcador, pero está claro que disponer de biomarcadores se ha convertido en la esperanza de muchos pacientes con cáncer y para sus familias.

 

Clara Castaño

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada