Inmuno-Oncología

El uso de la biopsia líquida se está implantando en el diagnóstico del cáncer

  • Ser capaces de detectar el cáncer en las primeras fases es vital para muchos enfermos.
  • Las plaquetas se convierten en una buena herramienta para detectar el cáncer debido a que son una fuente de muestras fáciles de conseguir y accesibles.

 

Un nuevo test de ARN en las plaquetas se podrá utilizar para detectar, clasificar y localizar distintos tipos de tumores. Este método se lleva a cabo con una simple gota de sangre, al igual que los análisis de sangre convencionales. En esta misma línea, se sitúa la biopsia líquida ultrasensible, con la  que se determinan las mutaciones genéticas del gen RAS en el ADN tumoral circulante y se lleva a cabo a partir de una simple extracción de sangre y que evita la biopsia de tejido tumoral, y que ya ha llegado a España para cáncer colorrectal metastásico.

Según el estudio llevado a cabo por el profesor Jonas Nilsson, de la Universidad de Umeå, en Suecia,  que se publica en Cancer Cell, se puede identificar el cáncer con una seguridad del 96 por ciento y clasificar el tipo de tumor con una eficacia que supera el 70 por ciento.

Ser capaces de detectar el cáncer en las primeras fases es vital para muchos enfermos, tal y como explica el profesor Nilsson, quien añade que este método puede servir para evitar la realización de pruebas invasivas para estudiar muestras de tejido. “Esto demuestra que las biopsias basadas en la sangre tienen un inmenso potencial para mejorar la detección precoz del cáncer”.

El grupo de la Universidad de Umeå, que ha trabajado en colaboración con investigadores holandeses y estadounidenses, observó que las plaquetas se pueden convertir en una fuente de muestras fácil de conseguir y accesible, lo que las convierten en una buena herramienta para diagnosticar el cáncer y guiar las opciones terapéuticas.

Los investigadores han llegado a esta conclusión después de analizar las muestras sanguíneas de 283 personas, de las que 228 tenían algún tipo de cáncer y 55 eran aparentemente sanas. Una vez que compararon las muestras de sangre y su perfil de ARN, identificaron la presencia del cáncer con una alta seguridad, que llegaba al 96 por ciento. Además, detectaron 39 pacientes con cáncer en sus primeras fases y se consiguió clasificar el tipo de tumor que padecían.

En los análisis de seguimiento con el mismo método diagnóstico, se pudo identificar el origen de los tumores con una precisión del 71 por ciento en cáncer de pulmón, mama, páncreas, cerebro, hígado, colon y recto. Además, se consiguió establecer las diferencias moleculares de las distintos tumores, lo que es de gran utilidad para poder hacer una buena selección terapéutica.

 

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada