Blockchain: recetado para transformar el sector salud

Blockchain: recetado para transformar el sector salud

El blockchain está de moda. Cada vez más compañías incorporan esta tecnología, con un potencial que parece ilimitado. Pero la cadena de bloques, que originalmente se desarrolló como un código abierto para la transferencia segura y rápida del bitcoin, va mucho más allá del entorno financiero. De hecho, innovadoras start-ups, como Nebula Genomics, o gigantes tecnológicos, entre ellos IBM, han explorado su potencial durante años y están demostrando que el blockchain también puede transformar el sector salud.

La industria sanitaria está inundada por las cantidades de datos que, entre otros, los historiales médicos, ensayos clínicos o la investigación científica generan. Los profesionales sanitarios no pueden acceder a esta información de forma eficaz, ya que normalmente no está integrada y debe compartirse por más de una institución (centros públicos, clínicas privadas, universidades, …). Esto retrasa la labor del profesional sanitario. Para solucionarlo, empresas como Shivom o Iryo aplican la tecnología blockchain, que permite integrar toda la información en una única plataforma de datos, facilitando la labor de los profesionales médicos, al tiempo que se garantiza la privacidad del usuario. “Nuestra compañía pretende usar el potencial del blockchain para devolver el control de los datos al paciente”, ha señalado Natalie Pankova, directora científica de Shivom. Asimismo, al mantener todos los datos integrados en la nube, la cadena de bloques puede ahorrar costes a un sistema sanitario, que a menudo se apoya en tecnología anticuada.

La seguridad es otra área de la sanidad que el blockchain está llamado a revolucionar. El ciberataque que sacudió el sistema sanitario británico el año pasado subrayó la necesidad de proteger los datos que se generan en las instituciones del sector salud. La tecnología de bloques, gracias a sus complejas sucesiones de fórmulas, reduce la probabilidad de éxito de los ataques cibernéticos. Chrissa McFarlane, CEO y fundadora de Patientory, una plataforma blockchain que protege los datos de los pacientes, ha instado a los gobiernos del mundo a adoptar un “sistema IT impulsado por tecnología blockchain, que impida la filtración de información”. No obstante, los tentáculos del blockchain también superan el entorno digital, al ser capaz de determinar la seguridad de los medicamentos, detectando si son reales o falsos. El proyecto Medileger, por ejemplo, ofrece información sobre el recorrido por el que ha pasado un medicamento antes de llegar a las manos del paciente, incluyendo datos de fabricación y transporte. Así, los usuarios evitan adquirir productos que pueden poner en riesgo su salud.

Las aquí descritas son solo algunas de las prácticas en salud que el blockchain puede perfeccionar. Esta tecnología está dando sus primeros pasos, pero la velocidad con que lo hace revela un gran potencial, que también está destinado a revolucionar la producción de medicamentos o la inversión en I+D, mediante la gestión integral y eficiente de los datos. Mucho queda por descubrir, y desde Merck seguiremos su evolución muy de cerca.

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada