conoces los beneficios de cuidar nuestra salud

El verano y el aumento de la actividad de la esclerosis múltiple

  • El estudio concluyó que la actividad de la esclerosis múltiple aumenta en los meses más calurosos, concretamente entre marzo y agosto.
  • Durante esta época, se recomienda a los pacientes con esclerosis múltiple protegerse del calor para reducir la sensación de fatiga y evitar los cambios bruscos de temperatura; prevenir la deshidratación; mantener el ritmo biológico habitual y respetar los horarios de la medicación.

 

La actividad de numerosas enfermedades suele variar según las estaciones del año, y entre ellas se encuentra la esclerosis múltiple, cuyos brotes suelen ser más frecuentes en las estaciones más calurosas.

Numerosos estudios habían abordado la relación entre el calor, la radiación solar y el incremento de los brotes en pacientes con esclerosis múltiple. Pero no fue hasta 2010 cuando un estudio publicado en Neurology logró demostrar que se trataba de algo más que una coincidencia. En aquel estudio los pacientes fueron sometidos a numerosos análisis y resonancias magnéticas durante más de dos años, al tiempo que se registraron todos los datos relativos a la climatología del momento, como la temperatura diaria, las precipitaciones o la radiación solar.

El estudio concluyó que la actividad de la enfermedad, tal y como ya habían percibido muchos especialistas en sus propias consultas, aumentaba en los meses más calurosos, concretamente entre marzo y agosto. Durante estos meses eran hasta tres veces más frecuentes las lesiones cerebrales relacionadas con la enfermedad.

Una vez superado el invierno, el organismo suele empezar la época estival con niveles más bajos de vitamina D, por lo que se presume que los niveles elevados de esta vitamina podrían tener un efecto protector. No obstante, queda mucho por saber sobre el efecto que la radiación solar, la vitamina D y las estaciones del año pueden tener en la actividad de la enfermedad.

En todo caso, es importante seguir algunas recomendaciones que pueden ayudar a los pacientes con esclerosis múltiple a planificar el descanso durante los periodos calurosos y las vacaciones.

Entre estas recomendaciones se encuentran protegerse del calor para reducir la sensación de fatiga y evitar los cambios bruscos de temperatura; prevenir la deshidratación; mantener el ritmo biológico habitual (alimentación y sueño) aunque cambie el entorno en las vacaciones, y respetar los horarios de la medicación aunque las vacaciones nos empujen a ser un poco más flexibles.

 

Clara Castaño

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada