Merck-Twitter-mCRC_Final_sintextoOK

El cáncer colorrectal, una lucha de todos

  • El cáncer es una enfermedad que aparece cuando algunas células que componen el cuerpo humano empiezan a dividirse y se extienden a los tejidos que se encuentran a su alrededor.
  • El cáncer colorrectal es el segundo más común en el mundo y se produce cuando las células cancerosas crecen en el colon o en el resto.

 

Con motivo del Mes de Concienciación del Cáncer Colorrectal, que culmina el próximo 31 de marzo con el Día Mundial del Cáncer Colorrectal, desde Merck queremos poner nuestro granito de arena y ayudar a aumentar la concienciación sobre esta patología. Un año más, el objetivo es informar a la sociedad sobre este tipo de cáncer, sus factores de riesgo, su predisposición genética, la importancia de tener unos hábitos de vida saludables y la necesidad de formar a buenos profesionales para la lucha contra esta patología. Se trata, por tanto, de ofrecer información para que la población disponga de más datos para poder combatir, en la medida de lo posible, la enfermedad.

El cáncer es una enfermedad que aparece cuando algunas de las células que componen el cuerpo humano empiezan a dividirse y se extienden a los tejidos que se encuentran a su alrededor.

Aunque existen muchos tipos de cáncer, el colorrectal es el segundo más común en el mundo, y se produce cuando las células cancerosas crecen en el colon o en el recto.

Normalmente, las células humanas crecen y se dividen para formar nuevas células a medida que el cuerpo las necesita. Sin embargo, en el cáncer este proceso ordenado se descontrola. A medida que las células se hacen más y más anormales, las células viejas o dañadas sobreviven cuando deberían morir, y células nuevas se forman cuando no son necesarias. Estas células adicionales pueden dividirse sin interrupción y pueden formar masas que se llaman tumores. Los tumores cancerosos son malignos, lo que significa que se pueden extender a los tejidos cercanos o los pueden invadir. Este proceso se llama metástasis. En este caso, si el cáncer colorrectal se extiende a otras partes del cuerpo, se denomina cáncer colorrectal metastásico.

Existen distintos tipos de tratamiento para el cáncer colorrectal metastásico, y aquí es donde entra en juego el test del biomarcador RAS, pues ayuda a elegir el más adecuado.

Un test de biomarcador es una prueba sencilla que consiste en estudiar el tipo de genes de un cáncer. Uno de los usos de esta prueba es ayudar a los médicos a determinar cómo responderá una persona a ciertos tratamientos.

En el caso del cáncer colorrectal metastásico, debe realizarse la prueba del biomarcador RAS. Todo el mundo tiene genes RAS en las células. En el cáncer colorrectal metastásico, estos genes pueden ser mutados o no mutados (de tipo nativo). Aproximadamente, la mitad de los cánceres colorrectales metastásicos tendrán genes RAS de tipo nativo y la otra mitad, genes RAS mutado. Saber si un cáncer tiene genes de un tipo u otro ayudará a predecir las probabilidades de que un determinado tratamiento funcione.

Por eso, realizar la prueba del biomarcador RAS en el momento del diagnóstico, o antes de iniciar el tratamiento, es crucial para garantizar la mejor opción terapéutica.

Únete a la lucha contra el cáncer de colón ayudando a concienciar a tu entorno más cercano, pero sobre todo recuerda que una dieta sana y practicar ejercicio de forma regular son claves para reducir la incidencia de esta patología.

Súmate a la conversación sobre cáncer de colon consultando los hashtags #CRCMarch16 y #ECCAM16 en Twitter.

 

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada