el cerebro ve antes que el ojo

El cerebro ve antes que el ojo

  • La imagen que llega al ojo y luego procesa el cerebro no está en sintonía con el mundo real, pero el cerebro es lo suficientemente inteligente como para confesar esa diferencia de espacio y tiempo.
  • El cerebro va una décima de segundo por delante de lo que ve el ojo.

 

En estos días de acontecimientos deportivos tan importantes como el Madrid Open de tenis, la final de la Copa de Europa de Baloncesto y este viernes la final de la Copa del Rey del fútbol conocemos cómo el cerebro sigue los objetos que tienen un movimiento rápido, como ocurre con la bola o el balón que se utilizan en estos y otros deportes. El grupo de Gerrit Maus, de la Universidad de California, en Berkley, publica en la prestigiosa revista Neuron, un estudio en el que se explica cómo el cerebro percibe la trayectoria de los objetos en movimiento (p.e. las bolas en el tenis) antes que los vea el ojo. Es más, se ha podido estudiar con imágenes cómo funciona el cerebro humano ante un objeto en movimiento.

La imagen que llega al ojo y luego procesa el cerebro no está en sintonía con el mundo real, pero el cerebro es lo suficientemente inteligente como para compensar esa diferencia de espacio y tiempo

En este estudio se demuestra cómo podemos predecir la trayectoria de los objetos en movimiento. El cerebro va una décima de segundo por delante de lo que ve el ojo. Esa diferencia de tiempo es lo que hace que, por ejemplo el tenista Rafa Nadal, que acaba de ganar el Open de Madrid, vea una bola que va a más de 120 km/h medio metro antes de que llegue. Esto hace que no reciba un impacto y que pueda golpearla. Lo mismo ocurre con los jugadores de baloncesto, béisbol…, los deportes en los que hay objetos moviéndose a gran velocidad. Este proceso también hace que podamos coger los objetos cuando nos los lanzan, aunque si no estamos entrenados se nos pueden caer.

El estudio sobre el cerebro está suscitando un gran interés. En Europa se ha puesto en marcha hace unos años el proyecto Blue Brain, en el que participan investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y en el que se desarrollarán modelos funcionales con simulaciones realizadas por ordenador para ver cómo funciona el cerebro. En esta misma línea también trabaja la administración Obama con la Brain Initiative Map con la que quieren sentar las bases de cómo funcionan los circuitos del cerebro humano, un proyecto similar al del descifrar el genoma. Esperemos que den pronto frutos y se puedan conocer más datos de las enfermedades neurodegenerativas.

 

Rosa Yagüe
Directora de Comunicación de Merck.

Comparte esta entrada