canstockphoto7052266

Consejos para cuidar y mejorar tu fertilidad

Cuidar la fertilidad no es una tarea sencilla, sino constante. No basta con llevar a cabo o cumplir a rajatabla una serie de recomendaciones durante unos días determinados, sino que deben convertirse en hábitos de nuestra vida diaria; de esta forma podríamos favorecer el embarazo natural o, según el caso, aumentar las posibilidades de éxito en los tratamientos de reproducción asistida.

El estilo de vida actual, en el que el estrés, las prisas y la mala alimentación cobran especial protagonismo, no es el más favorable para conseguir un embarazo natural. Además, hay muchos factores que desconocemos que inciden directamente sobre la fertilidad sin que podamos evitarlo. Por ello, los expertos recomiendan seguir una serie de pautas que sí están en nuestras manos, y así favorecer de una manera natural y sencilla que ese embarazo llegue lo antes posible.

  • Tener en cuenta la edad: se deberá iniciar la búsqueda del embarazo a una edad adecuada. Lo ideal sería hacerlo por debajo de los 30 años, aunque de los 30 a los 35 la probabilidad de conseguirlo también es favorable. En el caso de querer retrasar la llegada del bebé, también es factible la opción de preservar la fertilidad, como la congelación de óvulos, algo que se recomienda hacer antes de los 35 años.
  • Conocer el funcionamiento del propio cuerpo: los ciclos menstruales varían de una mujer a otra, por lo tanto, será necesario que ella misma controle los días de ovulación para aumentar el número de relaciones sexuales entonces y, con ello, las posibilidades de embarazo.
  • Consultar al médico: es recomendable someterse a una revisión ginecológica completa para comenzar con tratamientos preventivos de posibles patologías en el bebé, como sería el uso de ácido fólico o yodo para evitar la espina bífida o el hipotiroidismo en el niño.
  • Dieta sana: mantener una alimentación equilibrada, incluyendo los principales grupos de alimentos y repartiéndola en cinco comidas diarias. Además, es recomendable que si normalmente no consumes mucha fruta y verdura, aumentes la cantidad de estos alimentos, así como el consumo de productos integrales. Beber dos litros de agua al día y evitar las bebidas carbonatadas y el alcohol también puede favorecer la fertilidad.
  • Dejar de fumar: la nicotina del tabaco contiene muchas sustancias nocivas que afectan directamente a la fertilidad. ¡Es el momento de dejar de fumar!
  • Controlar el peso: un IMC demasiado bajo o alto puede provocar una disminución de la fertilidad en la mujer.
  • Despídete del estrés: las situaciones de estrés pueden influir de forma negativa en los ciclos de ovulación de las mujeres. Practicar yoga o meditación favorece la relajación.
  • Haz deporte: te ayuda a prepararte física y mentalmente, mejora el estado de ánimo, controla el estrés y contribuye a un sueño plácido y profundo.
  • Para cuidar la fertilidad masculina: un tercio de las dificultades para lograr el embarazo reside en las conductas del hombre; por ello, al igual que en el caso de la mujer, los expertos recomiendan prescindir del tabaco y del alcohol, controlar los momentos de estrés, llevar una dieta equilibrada y evitar llevar ropa interior ajustada que podría debilitar la calidad del esperma.

Además de todas estas recomendaciones, es fundamental tener una actitud positiva en la pareja, tanto si se está buscando el embarazo de forma natural como si os estáis sometiendo a un tratamiento de reproducción asistida. Preparar el cuerpo y la mente para un momento así tiene que estar respaldado por la tranquilidad. Desde Merck os deseamos muchísima suerte en esta aventura.

 

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada