dv267061c

Consejos para un verano saludable

  • En verano mantente hidratado y come mucha fruta, además de realizar ejercicio de manera constante.
  • Si quieres disfrutar de la época estival, debes prestar especial atención a las picaduras y los hongos. Toma precauciones y pasa un feliz verano.

 

¡El verano ya llegó! Es hora de preparar una barbacoa, desenterrar el traje de baño de los confines del armario e irse de vacaciones a una playa paradisíaca.

Sin embargo, para muchos de nosotros, el verano viene acompañado también de pequeñas tentaciones en forma de comidas rápidas y calóricas y una pequeña obsesión con el bronceado.

Por eso hemos elaborado una serie de consejos para que lleves un verano de lo más saludable. Empezamos:

 

  1. Aplícate siempre crema con factor de protección solar. Es importante utilizar una loción con protección solar al menos de 30 FPS (factor de protección solar) para proteger la piel de los dañinos rayos ultravioleta (UV). Además, procura no tomar el sol entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, ya que son las horas en las que los rayos UV inciden con más fuerza, y si te vas a quedar tomando el sol durante un periodo largo de tiempo, no olvides volver a aplicarte el protector solar cada 2 horas.
  1. Bebe mucha agua. Durante los meses de verano, el calor y el sudor pueden provocar deshidratación. La falta de agua es perjudicial para tu cuerpo, y por eso es muy importante mantenerse hidratado bebiendo, al menos, ocho o nueve vasos de agua al día. Si después de esa cantidad ya te aburres del agua, no te preocupes, puedes añadir una pieza de fruta a tu aporte de hidratación diaria o bien optar por otras alternativas saludables como el té verde o el agua de coco.
  1. Toma batidos de frutas. Los smoothies son de gran ayuda para ingerir las cinco piezas de fruta diarias recomendadas por los especialistas y para mantenerte hidratado durante todo el verano. Un batido saludable debe estar hecho con fruta, zumos sin azúcar y hielo.
  1. Haz ejercicio físico. Antes de guardar tus zapatillas de deporte hasta la llegada del otoño, recuerda que el ejercicio en verano no tiene por qué cesar debido a las altas temperaturas. Si no soportas el calor, puedes realizar ejercicio en un lugar bien aclimatado. Apúntate al gimnasio o inscríbete en alguna clase colectiva. Pero, sobre todo, ¡no dejes de moverte aunque estés de vacaciones! Tu salud te lo agradecerá.
  1. ¡Mójate! El verano es la época perfecta del año para darse un baño. Correr y los deportes de invierno se pueden cambiar por largos en la piscina o en la playa. Puedes nadar durante 10 minutos para empezar haciendo crol, braza o espalda y aumentar el tiempo a medida que pasen los días. Con este tipo de ejercicio, ayudarás a tu respiración y a tu corazón a funcionar mejor.
  1. Ten cuidado con las picaduras. Con el verano, las poblaciones de insectos aumentan y hacen que sea más fácil que los mosquitos, avispas y abejas se conviertan en compañeros de piscina y playa. Para evitar que te piquen, aplícate lociones repelentes y utiliza mosquiteras.
  1. Prevén los hongos. Con la llegada de la época de acudir a las piscinas públicas aumentan los casos de infecciones por hongos. Para evitar el contagio, utiliza siempre chanclas, mantén una buena higiene corporal y sécate bien después de cada baño.
  1. Utiliza gafas de sol. Si te expones demasiado tiempo al sol y no te encuentras debidamente protegido, tu córnea podría verse afectada. Si de repente notas picores o escozor en los ojos, no te frotes. Lo mejor que puedes hacer en este caso es acudir al oftalmólogo. Él aportará el mejor remedio para tu caso.
  1. Presta especial atención a tus oídos. Las altas temperaturas y los cambios de presión por los viajes en avión, además de los baños en la playa y en la piscina, pueden provocarte dolor de oídos. Para evitar cualquier molestia innecesaria, procura utilizar tapones.

Y, después de todas estas recomendaciones, ¿tú cómo piensas cuidarte en verano?

 

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada