cáncer-ovarioOK

¿Qué debemos tener en cuenta para detectar un posible cáncer de ovario?

Cuando las células tumorales, con capacidad para invadir los tejidos sanos circundantes y alcanzar órganos alejados e implantarse en ellos, están ubicadas en el ovario, se habla de cáncer de ovario.

Según la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), el cáncer de ovario es el sexto más frecuente entre las mujeres, con aproximadamente 205.000 nuevos casos al año en todo el mundo. Solo en España, se diagnostican unos 3.300 casos anuales, lo que representa un 5,1 por ciento de los cánceres entre las mujeres, por detrás del de mama, colorrectal y útero. Afecta sobre todo a mujeres de entre 45 y 75 años de edad, aunque hay un número significativo de casos en los que aparecen tumores en pacientes de 30 años e incluso en mayores de 15.

Aparentemente, un aumento del diámetro abdominal, dolor pélvico o dificultad para comer pueden parecer síntomas habituales de trastornos digestivos menores o de alteraciones ginecológicas benignas como la endometriosis o los ovarios poliquísticos. Sin embargo, esta sintomatología puede deberse también a una patología mucho más grave, como es el cáncer de ovario.

Los síntomas de este tipo de cáncer pueden presentarse en la mujer durante tres meses o más previos al diagnóstico de la enfermedad. Por ello, es conveniente tenerlos siempre presentes y consultar con el especialista ante cualquier duda. Estos son los síntomas:

  • Hinchazón o aumento del diámetro abdominal
  • Dolor pélvico o abdominal persistente
  • Sensación de plenitud gástrica o anorexia
  • Aumento de la urgencia urinaria o polaquiuria
  • Pérdida de peso inexplicable
  • Fatiga o cansancio
  • Cambios en el hábito intestinal (estreñimiento o diarrea) o aparición de náuseas y/o vómitos
  • Dolor de espalda sin causa conocida y que empeora progresivamente
  • Sangrado vaginal y alteraciones del ciclo menstrual

El mayor de los problemas que presenta este tipo de cáncer es la ausencia de un método eficaz que facilite el diagnóstico precoz, lo que provoca que hasta un 75 por ciento de los casos se presenten en estado avanzado. En la actualidad se llevan a cabo estudios de screening en poblaciones de alto riesgo de desarrollo de la enfermedad, como es el caso de mujeres con antecedentes familiares de cáncer de ovario y de mama.

No obstante, independientemente de la edad y de los antecedentes familiares, una consulta con el médico puede ser de vital importancia ante la aparición de cualquier síntoma o molestia que perdure en el tiempo.

 

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada