Día Mundial del Asma, la enfermedad crónica más común entre los niños

Día Mundial del Asma, la enfermedad crónica más común entre los niños

  • Las causas del asma no se conocen con exactitud, pero los factores de riesgo para desarrollar la enfermedad incluyen una predisposición genética, junto con la exposición a las partículas y sustancias que irritan las vías respiratorias y causan reacciones alérgicas.
  • Según datos de la Organización Mundial de la Salud, 235 millones de personas en el mundo sufren de asma, la enfermedad crónica más común entre los niños.

 

El Día Mundial del Asma es un evento anual organizado por la Iniciativa Global para el Asma con el objetivo de mejorar el conocimiento y cuidado de esta enfermedad en todo el mundo. El evento se lleva a cabo hoy, 3 de mayo de 2016, y con él se pretende llamar la atención sobre este problema respiratorio.

El asma es una enfermedad crónica de los conductos de aire (o bronquial) que inflama y estrecha las vías respiratorias. Al no recibir suficiente aire en los pulmones, las personas que padecen esta enfermedad presentan dificultades para respirar.

Los síntomas varían de unos pacientes a otros, pero, por lo general, incluyen: tos, falta de aliento, dolor en el pecho o presión. A menudo, los enfermos de asma tienen ataques recurrentes de disnea y sibilancias. Los síntomas se pueden dar varias veces al día y pueden empeorar durante la actividad física o durante la noche.

¿Y qué pasa cuando alguien sufre un ataque de asma? En estos casos una mucosidad recubre parcialmente las vías respiratorias y los músculos que están a su alrededor se contraen, lo que contribuye a que se estrechen más, quedando poco espacio en su interior y pasando el aire con más dificultad. Estos ataques pueden causar insomnio, fatiga, disminución de la actividad y absentismo laboral o escolar.

Las causas del asma no se conocen con exactitud, pero los factores de riesgo para desarrollar la enfermedad incluyen una predisposición genética, junto con la exposición a las partículas y sustancias que irritan las vías respiratorias y causan reacciones alérgicas. Algunos de estos irritantes son: el polvo, las mascotas, el humo del tabaco, los productos químicos y la contaminación del aire. Otras causas pueden ser: el ejercicio físico, algunos medicamentos, el aire frío y determinadas situaciones emocionales, como el estrés, la ira o el miedo.

No se conoce ninguna cura definitiva para el asma, pero los expertos afirman que el mejor tratamiento es controlar la enfermedad mediante visitas periódicas al médico y la toma de medicamentos recetados.

De acuerdo con estimaciones dadas por la Organización Mundial de la Salud, 235 millones de personas sufren de asma, considerándose la enfermedad crónica más común entre los niños. La OMS también señala que el asma afecta a personas de todos los países del mundo independientemente del desarrollo, aunque la mayoría de las muertes a causa de esta patología se producen en países subdesarrollados.

En este sentido, la educación es una parte clave del control de esta enfermedad, por lo que organismos como la Fundación Mundial del Asma están promoviendo iniciativas para informar a los enfermos, sus familias y el público en general acerca de la enfermedad.

Y tú, ¿ya sabes un poco más acerca de lo que es vivir con una enfermedad pulmonar crónica?

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada