00552HIGH_CMC2004COVERPICTU

Un Día Mundial de muchas personas

  • Según la Sociedad Española de Neurología, el origen del Parkinson es desconocido en un 85 por ciento de los casos pero se acepta que hay una confluencia de ciertos factores que pueden contribuir a desencadenar la enfermedad, tales como los antecedentes familiares y las lesiones craneales.
  • El Parkinson se convierte en una patología difícil de diagnosticar porque no existe ningún tipo de marcador, lo que hace que por desgracia no se haya encontrado una cura definitiva para erradicarla.

 

Hoy, lunes 11 de abril, se celebra el Día Mundial del Parkinson. En este contexto, la Federación Española de Párkinson ha puesto en marcha una campaña de sensibilización que pretende dar visibilidad a la enfermedad y desterrar los estereotipos que giran en torno a ella.

El Parkinson es una enfermedad degenerativa crónica que afecta a las células nerviosas o neuronas en una zona del cerebro que controla los movimientos musculares. Algunos de sus síntomas más característicos son los temblores lentos y rítmicos y las anomalías al andar, pero hay otros signos destacables tales, como la disfunción sexual o las alteraciones del sueño.

El Parkinson afecta tanto a hombres como a mujeres de todo el mundo. Su desencadenamiento está relacionado con la edad: suele aparecer a partir de los 50 años. Sin embargo, y a pesar de lo que se cree popularmente, el Parkinson no es una enfermedad exclusiva de las personas mayores, ya que el 30 por ciento de los diagnosticados son menores de 65 años, y uno de cada diez casos es de inicio temprano.

Se conocen dos tipos principales de Parkinson: primario y secundario. El primario se adquiere sin más, sin estar provocado por otra enfermedad o producto químico. Por su parte, el secundario está motivado por otra patología, el uso de ciertos medicamentos o el contacto con algunos componentes tóxicos.

El origen del Parkinson es desconocido en un 85 por ciento de los casos, según la Sociedad Española de Neurología, pero se acepta que hay una confluencia de ciertos factores que pueden contribuir a desencadenar la enfermedad, tales como los antecedentes familiares y las lesiones craneales. Un 10 por ciento de los casos se considera de origen genético, y el 5 por ciento restante se ha sugerido que podría tener un origen ambiental o tóxico. Por eso, se desconoce cómo prevenirla.

Lo mismo ocurre con el diagnóstico: al no existir ningún tipo de marcador, es decir, algo que se pueda ver en un análisis, el Parkinson se convierte en una patología difícil de diagnosticar, lo que hace que por desgracia no se haya encontrado una cura definitiva para erradicarla. El objetivo de los tratamientos es, por tanto, la reducción de la velocidad de progresión de la patología y controlar sus síntomas.

En España la enfermedad afecta a más de 150.000 personas, y esta cifra van en aumento, ya que cada año se detectan 10.000 casos nuevos. Por ello, en este día hemos querido poner el acento en la sensibilización sobre la enfermedad.

No lo dudes y únete a la lucha contra el Parkinson. Ayuda a concienciar a tu entorno más cercano y súmate a la conversación sobre la enfermedad consultando el hashtag #DíaDeMuchasPersonas.

 

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada