el e-paciente y la industrua farmacéutica

El e-Paciente y su impacto en la industria farmacéutica II

  • Los profesionales sanitarios se encuentran con un paciente que probablemente llegue a su consulta con un diagnóstico previo y esto puede ser un riesgo, pero también una ventaja porque es una persona informada.
  • Los farmacéuticos también se encuentran con un usuario más informado, puede que incluso auto-diagnosticado y con la pretensión de auto-medicarse.

 

En capítulos anteriores, hemos reflexionado largo y tendido sobre la figura del e-Paciente. Sobre lo que pensamos internamente como compañía, sobre lo que se ha dicho al respecto en la blogosfera sanitaria y sobre lo que has opinado tú en nuestro blog y a través de nuestro perfil de Twitter. Hemos concluido en que es un usuario más informado, más formado, con más poder de decisión… De ahí se deduce que es más exigente y creemos que esta circunstancia afecta directamente a todos los actores de la industria. Por ello, hoy nos gustaría dar una vuelta de tuerca más al asunto y es esbozar qué papel desempeña este nuevo actor en el tradicional panorama de la industria farmacéutica.

¿Cómo afecta la figura del e-paciente a la industria farmacéutica, al profesional sanitario y al farmacéutico? 

Los profesionales sanitarios se encuentran con un paciente que probablemente llegue a su consulta con un diagnostico previo y esto puede ser un riesgo, pero también una ventaja, ya que puede suponer una oportunidad para dialogar en términos más técnicos pero comprensibles para un paciente formado, que entiende mejor su realidad, su diagnostico e incluso su tratamiento.  Así, los profesionales sanitarios están divididos entre los que apoyan el uso de las TICs, como vía para las e-consultas, la difusión de  información, el intercambio de ideas… y los que temen que éstas tengan un impacto negativo en la salud del paciente, fomentando fenómenos como la hipocondría, por ejemplo.

Los farmacéuticos también se encuentran con un usuario más informado, puede que incluso auto-diagnosticado y con la pretensión de  auto-medicarse.  Al igual que para los profesionales de la medicina, este hecho, puede revertirse en ventaja, ya que el e-Paciente puede ser conocedor del panorama del medicamento e incluso de sus derechos y estar al tanto de cuestiones como, la aplicación del Real Decreto Ley 9/2011, siendo conscientes también de la igualación de precios a la que ha hecho frente la industria, estando al tanto de todas sus posibilidades reales. En este sentido, el farmacéutico debe ser el consultor, el asesor que oriente al usuario hacia su mejor opción, por supuesto, siempre de la mano del especialista sanitario.

Por último, la industria farmacéutica debe afrontar este nuevo panorama sanitario desde varios niveles. Adaptándose a la nueva realidad de médicos y farmacéuticos, poniendo a su disposición las herramientas necesarias para estar más y mejor formados e informados, con el fin de poder atender mejor a quien más nos interesa a todos: el paciente. Las plataformas 2.0 son un buen vehículo para ello, e integrarlas en “los principios activos” de nuestras políticas de comunicación pueden ser la cura a muchos de nuestros males.

¿Qué opinas al respecto? ¡Si te consideras un e-paciente, eres profesional sanitario, farmacéutico o miembro de la industria farmacéutica nos encantaría escuchar tu opinión!

Otros posts relacionados

El e-Paciente y su impacto en la industria farmacéutica I

El paciente ¿puede elegir un medicamento de MARCA?

 

David Beas
Director Comercial de Merck Serono

Comparte esta entrada