el ejercicio despué s del colegio, aliado para la concentración

El ejercicio después del colegio, gran aliado para la concentración en niños

  • Los niños que siguen el programa FITKids tienen una mayor flexibilidad cognitiva, ya que pueden pasar de una actividad intelectual a otra con facilidad.
  • Teniendo en cuenta estos resultados, las actividades extraescolares tienen un objetivo que va más allá de tener a los niños entretenidos unas horas más.

 

Las actividades extraescolares basadas en el ejercicio físico moderado pueden convertirse en una buena opción para mejorar la capacidad cognitiva de los niños entre 7 y 9 años de edad, puesto que hacer ejercicio después de ir al colegio mejora la capacidad de prestar atención, evita las distracciones y activa las habilidades cognitivas, según un estudio que se publica en Pediatrics y que se ha llevado a cabo con 221 niños que hacían más de una hora de ejercicio al día después de las clases.

Para llegar a esta conclusión, el equipo de Charles Hillman, de la Universidad de Illinois, dividió a los niños en dos grupos: uno siguió un programa de ejercicios después del colegio y otro descansó. Después de unas semanas, se les hicieron unos test para valorar su estado cognitivo y se sometieron a pruebas de imágenes cerebrales antes y después del programa de ejercicios, que fue bautizado con el nombre de FITKids.

Como media, los niños que seguían el FITKids, en los que se monitorizaba la frecuencia cardiaca y los pasos que se daban, estaban haciendo ejercicio durante unos 70 minutos y daban como 4.500 pasos registrados con un podómetro. Tras analizar los resultados, en este grupo se observó un aumento de lo que Hillman denominó inhibición de la atención; es decir, la capacidad de bloquear las distracciones y centrarse en la tarea que se está haciendo en ese momento. Además, descubrió que estos niños tenían una mayor flexibilidad cognitiva, puesto que podían pasar de una actividad intelectual a otra con facilidad. Los niños que no siguieron el programa de ejercicios no mostraban estas capacidades y la mejoría cognitiva era mínima.

En concreto, quienes seguían el programa FITKids después de sus clases mejoraron sus habilidades cognitivas el doble si se comparaba con el grupo control, el que no siguió ningún tipo de programa de ejercicio.

Teniendo en cuenta los resultados del trabajo de Hillman, las actividades extraescolares tienen un objetivo que va más allá de tener a nuestros hijos entretenidos unas horas más: que hagan ejercicio y a la vez fortalezcan la capacidad de concentración y de interacción entre las distintas tareas que deben realizar al mismo tiempo, sin olvidarnos del fortalecimiento de la capacidad de concentración.

Hacer deporte es bueno, no solo para el físico, sino para nuestra actividad cognitiva y está claro que cuanto antes se empiece, mejor.

 

Rodrigo Abad

Gerente de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada