Children playing in the grass on a bue sky background

Endocrinología pediátrica, una especialidad multidisciplinar

Si entendemos nuestro cuerpo como una gran orquesta compuesta por multitud de instrumentos, algunas de las notas que definen su partitura bien podrían ser las hormonas, al tener la misión de regular parte de las funciones del organismo. Sin embargo, si estas señales no logran tener un funcionamiento adecuado, se generan disonancias que provocan la aparición de ciertas enfermedades.     

Este es justo el campo de estudio de la Endocrinología en la medicina, al tratar los problemas asociados al mal funcionamiento de todas las glándulas encargadas de segregar estas hormonas que forman parte del llamado sistema endocrino. Este tipo de especialistas tratan enfermedades como la diabetes, el hipo o hipertiroidismo y los trastornos del crecimiento.

La especialidad es más sensible si cabe en el ámbito de la pediatría, ya que afecta directamente al crecimiento y desarrollo de los niños, lo que repercute en su bienestar presente y futuro. La endocrinología pediátrica entiende que ellos no son simplemente adultos en pequeño, por lo que se afana en dar una atención óptima a todas las dificultades originadas en sus glándulas y hormonas, lo que requiere una estrecha colaboración con otras especialidades médicas.   

Por tanto, una de las complicaciones típicas dentro de la endocrinología infantil son los problemas de crecimiento en los niños. No existen estadísticas precisas, pero se calcula que aproximadamente el 5 por ciento de los pequeños que acuden a las consultas médicas por este problema presentan un déficit en la hormona del crecimiento. La endocrinología pediátrica es crucial para sortear esta carencia, que puede provocar futuros deterioros en las funciones cardiacas, entre otros graves problemas de salud en la edad adulta.

Si bien la adherencia al tratamiento es fundamental en cualquier patología, cobra especial importancia cuando el paciente está en edad infantil, ya que es más complicado controlar el seguimiento de la terapia. De ahí que en los trastornos del crecimiento se antoje como básico poder monitorizar de manera precisa si el paciente está cumpliendo con el tratamiento.

La  Sociedad Española de Endocrinología Pediátrica (SEEP) afirma que el tratamiento precoz de este tipo de enfermedades en los niños es decisivo para “reducir la morbilidad, la mortalidad y las posibles discapacidades asociadas a ellas”. De cara a su 40º Congreso Anual, que se ha celebrado del 16 al 18 de mayo en Bilbao, han puesto en liza un programa de “temas novedosos en la especialidad para contribuir a mejorar la salud y calidad de vida de los pacientes”.

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada