inmunooncología_

Enfermedades autoinmunes: qué son, tipos y quiénes las padecen

Una enfermedad autoinmune es una patología causada por el sistema inmunitario, que ataca a las células del propio organismo. En este caso, el sistema inmunitario, que normalmente actúa como protector frente a enfermedades y otras infecciones o agentes extraños, se convierte en el agresor y produce anticuerpos que atacan y destruyen las células normales por error.

Al mismo tiempo, las células especiales conocidas como células T reguladoras no cumplen su función de mantener el sistema inmunológico a punto. Esto deriva en un ataque erróneo al propio cuerpo, en el que las partes afectadas dependerán del tipo de enfermedad autoinmune que se padezca.

Existen más de 80 tipos de enfermedades autoinmunes y algunas tienen una sintomatología similar, lo que dificulta al médico el saber si realmente sufre o no uno de estos trastornos, de forma que la obtención de un diagnóstico certero puede resultar frustrante. En muchos casos, los primeros síntomas son fatiga, dolores musculares, fiebre e inflamación.

En este sentido, podemos clasificar estas patologías en tipos. Por un lado figuran las enfermedades autoinmunitarias sistémicas, que se producen cuando los anticuerpos atacan a antígenos no específicos en más de un órgano en particular. Así, existe un grupo de enfermedades que, a pesar de tener algunos antígenos específicos de algunos órganos, no presentan exclusividad para ellos. El ejemplo más claro de este tipo de enfermedad autoinmune es el del lupus eritematoso sistémico.

En otro grupo pueden incluirse las patologías autoinmunes de síndromes locales, cuya afectación se presenta en un órgano determinado. Estas pueden ser de carácter endocrino (diabetes mellitus tipo 1, enfermedad de Addison, tiroiditis de Hashimoto…); dermatológico (pénfigo vulgar), o hematológico (anemia hemolítica autoinmune), e involucra un tejido en particular. La esclerosis múltiple, la artritis reumatoide, la cirrosis biliar primaria, la hepatitis autoinmune o la esclerodermia son también enfermedades autoinmunes.

Se trata de enfermedades cuyas causas se desconocen y que tienden a ser hereditarias, y, aunque cualquier persona puede verse afectada, existen perfiles con un mayor riesgo de padecerlas. Por ejemplo, frente a los hombres, las mujeres en edad reproductiva tienen mayor índice de probabilidad de sufrir uno de estos trastornos. Las personas con antecedentes familiares también tienen mayor riesgo de encontrarse con una en el camino, pues si algunas de las enfermedades autoinmunes están presentes en la familia, una combinación de genes y otros factores puede hacer que la enfermedad se manifieste.

Además, algunos hechos o exposiciones ambientales (luz solar, solventes, infecciones virales y bacterianas…) pueden causar enfermedades autoinmunes o empeorarlas. Finalmente, también puede influir el factor étnico. En este sentido, algunas de estas patologías son más comunes o afectan a ciertos grupos de personas con más gravedad. Por ejemplo, la diabetes tipo 1 es más común en personas blancas y el lupus, en afroamericanos.

Pese a ello, los nuevos avances e investigaciones se están llevando a cabo con el fin principal de mejorar la sintomatología en estas patologías y facilitar lo máximo posible la convivencia de los pacientes con ellas.

 

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada