relación-médico-pacienteOKOK

Evolución en las relaciones entre el médico y el paciente

La confianza, el buen trato y la empatía deben estar presentes en una relación médico-paciente como base de la ética médica contemporánea. Ya desde la universidad, y antes de recibir instrucción práctica asistencial, se enseña a los futuros médicos a mantener una relación con el paciente, de tal forma que se respete su dignidad y respeto ante cualquier decisión.

El buen contacto entre ambos se hace más palpable en disciplinas médicas como la Psiquiatría y la Medicina Familiar, y menos en otras como Anatomía Patológica y Radiología.

El modelo de asistencia sanitaria del siglo XXI se apoya en tres principios: continuidad de cuidados, accesibilidad y disponibilidad. El primer nivel es la atención primaria, fundamento de todo sistema de salud, cuyo objetivo es la atención integral a la salud de la población y en el que la relación médico-paciente tiene un papel importante.

La confianza del paciente hacia el médico es fundamental para el éxito del tratamiento. Necesita estar seguro de que las indicaciones que tiene que llevar a cabo son las correctas. Según profesionales de la Medicina, manejar las expectativas del paciente en el inicio de un tratamiento es una ardua tarea; es difícil saber explicar a los pacientes, de manera objetiva, clara y humana, la eficacia y el riesgo que supone la puesta en marcha de un tratamiento, pero es vital y necesario para su éxito.

Según un estudio sobre la relación médico-paciente, se podrían establecer cuatro modelos (paternalista, informativo, interpretativo y deliberativo) en función de los objetivos de la relación, las obligaciones del médico, el papel que desempeñan los valores del paciente y la manera de concebir su autonomía. No describen ninguna relación médico-paciente en particular pero destacan las características básicas de dicha relación.

En este sentido, especial importancia tiene la integración del propio paciente en el procedimiento médico, pues hasta hace unas décadas el profesional sanitario era el único agente activo. En la actualidad, estamos llegando a una Medicina muy participativa, en la que el paciente toma un rol activo en el cuidado de la salud. Este cambio está motivado principalmente por la llegada de las nuevas herramientas digitales y sociales que, poco a poco, irán convirtiendo el proceso médico en otro más colaborativo.

Estas nuevas herramientas cobran especial importancia a la hora de establecer la comunicación entre el médico y el paciente, pues, según un estudio realizado por Kaiser Permanente, publicado en American Journal of Manager Care, un tercio de los pacientes con enfermedades crónicas que intercambian emails con sus médicos aseguró que esta forma de comunicación había mejorado su salud. Se trata de una nueva muestra a favor para seguir evolucionando y haciendo uso de las nuevas herramientas digitales en favor del progreso en la asistencia sanitaria y en las relaciones entre los médicos y los pacientes.

 

Departamento de Comunicación de Merck  

Comparte esta entrada