fertilidad calidad de vida cáncer

La fertilidad mejora la calidad de vida tras un cáncer

  • La reserva ovárica es el mejor indicador de fertilidad. Las que tienen una gran reserva ovárica tienen menos posibilidades de sufrir una menopausia precoz, cosa que no ocurre en las mujeres jóvenes que han sobrevivido a un cáncer y que tienen una escasa reserva ovárica.
  • Por eso, la reserva ovárica debería ser un elemento a tener en cuenta a la hora de iniciar un tratamiento oncológico en mujeres jóvenes.

 

Aunque cada vez menos, la calidad de vida de los pacientes que sobreviven a un cáncer se ve mermada. En mujeres jóvenes, una de sus preocupaciones es mantener su fertilidad, junto con el dolor y con la sensación de cansancio que produce el tratamiento.

Un estudio que se ha llevado a cabo en el Centro del Cáncer de la Universidad de Colorado y que se ha publicado en la revista Quality of Live Research muestra que las mujeres que conservan la fertilidad tras su tratamiento oncológico tienen una mejor calidad de vida, puesto que tienen menos estrés y angustia.

No se puede tratar el cáncer, se tiene que tratar al paciente con cáncer y eso significa que además de eliminar su enfermedad se deben establecer las pautas necesarias para que el paciente siga con su vida y disfrute de ella.

Muchas mujeres piensan que después de seguir un tratamiento oncológico si continúan con sus ciclos menstruales regulares no tendrán problemas de fertilidad, pero si tienen irregularidades, pueden empezar los problemas para poder concebir. Según Laxmi Kondapalli, director de la Unidad de Oncofertilidad del citado centro, la regularidad en los ciclos no es el marcador más exacto de fertilidad en mujeres jóvenes sometidas a un tratamiento oncológico. Para este especialista, la reserva ovárica es mejor indicador, puesto que según los datos de este trabajo, las que tienen unagran reserva ovárica tienen menos posibilidades de sufrir una menopausia precoz, cosa que no ocurre en las mujeres jóvenes que han sobrevivido a un cáncer y que tienen una escasa reserva ovárica.

Por eso, la reserva ovárica debería ser un elemento a tener en cuenta a la hora de iniciar un tratamiento oncológico en mujeres jóvenes, puesto que la percepción que tienen de su fertilidad es un aspecto crucial en su vida y por lo tanto clave para poder mantener y cuidar su calidad de vida. Conocer los factores que influyen y mantienen la calidad de vida es fundamental para tratar a las enfermas de cáncer, porque hay que tratar a la persona, no a la enfermedad. Este es un aspecto más a sumar a la lista, ¿conoces algún otro?

 

Clara Castaño
Departamento de Comunicación de Merck

 

Comparte esta entrada