barrera hematoencefálica

¿Se deben usar las Google Glass cuando se habla con un paciente?

  • Las Google Glass ofrecen la posibilidad de tener acceso a una gran cantidad de información en el momento en el que se necesita y permiten acceder a esa información mientras se está llevando a cabo otra actividad.
  • Por eso, habrá que esperar a ver cómo se pueden utilizar las Google Glass en las consultas, ya que por ahora interrumpen la relación directa entre el médico y el paciente.

 

Los profesionales de la medicina han sido unos de los primeros en utilizar las Google Glass para realizar su trabajo. Hace unos meses, estas gafas entraron en los quirófanos para quedarse y cada vez son más las utilidades que se están viendo en el campo de la medicina. Pero bien, ¿cómo veis que el médico reciba a un paciente en la consulta con las Google Glass?

En principio, parece que es muy útil tener toda la información del paciente cuando entra en la consulta y poder ver en las gafas su analítica, su electrocardiograma y las pruebas de imágenes que le haya pedido su médico. Lo que no está tan claro es qué pensará el paciente cuando entre en la consulta y su médico no le mire directamente y tenga los ojos clavados en sus Google Glass: es como si tuviera la mirada perdida. Además, no hablará con su paciente, estará hablando (más bien solicitando información) a sus gafas.

El escenario resulta, como mínimo, curioso y aún nada cotidiano. Hay que tener en cuenta que el contacto visual es primordial para establecer una relación de confianza entre el médico y el paciente. Y si el médico está con las Google Glass, este contacto desaparece por completo. Ocurre algo similar cuando el médico está anotando en su portátil o en su tableta la información necesaria para hacer la historia clínica. Esto es algo que se ve, que el paciente lo percibe como necesario y que se intercala con el contacto visual directo. Pero no mirarle en ningún momento a los ojos, es algo que no genera confianza.

Las Google Glass ofrecen la posibilidad de tener acceso a una gran cantidad de información en el momento en el que se necesita y permiten acceder a esa información mientras se está llevando a cabo otra actividad, pero aún no son capaces de que el usuario mantenga el contacto visual directo con su interlocutor, que en el caso de las consultas es el paciente. Así pues, habrá que esperar a ver cómo se pueden utilizar las Google Glass en las consultas, ya que por ahora interrumpen la relación directa entre el médico y paciente, que está garantizada por el contacto visual directo.

¿Cómo verías que tu médico te mirara en la consulta a través de las Gloogle Glass?

 

Clara Castaño

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada