pocas grasas para reducir la fatiga en esclerosis múltiple

Pocas grasas para reducir la fatiga en esclerosis múltiple

  • La dieta McDougall se basa en un plan de alimentación ideado por el neurólogo Roy Swank en la década de los 40 y 50 del siglo pasado como tratamiento frente a la esclerosis múltiple.
  • El estudio observó que los pacientes que seguían la dieta McDougall tenían menos fatiga que al inicio del estudio y menos también que aquellos que no siguieron la dieta.

 

Una determinada alimentación, unida a un diagnóstico preciso y al tratamiento indicado, puede mejorar la calidad de vida de los pacientes con esclerosis múltiple. Esta afirmación se ha demostrado ahora para la esclerosis múltiple. Un estudio de la Oregon Health & Science University (OSHU) constata que una dieta baja en grasas saturadas ayuda a reducir la fatiga que suele aquejar a las personas que padecen esta enfermedad neurológica.

La dieta aplicada en este estudio, la dieta McDougall, se basa en parte en un plan de alimentación ideado por el neurólogo Roy Swank en la década de los 40 y 50 del siglo pasado como tratamiento frente a la esclerosis múltiple.

¿Y en qué consiste esta dieta? La dieta McDougall “prohíbe” los consumos de carne, pescados y lácteos –fuentes principales de las grasas saturadas– y propone el consumo de alimentos sin procesar y de bajo contenido en grasa. Esto es, frutas, legumbres, cereales y verduras haciendo hincapié en el consumo de almidones.

En el presente estudio participaron 53 pacientes con esclerosis múltiple remitente-recurrente. Aproximadamente la mitad siguió la dieta McDougall durante un año, y el resto actuó como grupo control.

Los investigadores compararon toda una serie de parámetros entre el grupo que siguió la dieta y el que no: número de lesiones cerebrales detectadas por resonancia magnética, tasas de nuevos brotes de enfermedad o nivel de discapacidad originado por la enfermedad. En ninguna de estas medidas clínicas de la esclerosis múltiple, la alimentación por sí sola propició ninguna mejora.

Sin embargo, sí observaron que los pacientes que seguían la dieta McDougall tenían menos fatiga que al inicio del estudio y menos también que aquellos que no siguieron la dieta. Además, perdieron más peso, redujeron sus niveles de colesterol y puntuaron más alto en un cuestionario que medía su calidad de vida y estado de ánimo.

El equipo de investigadores que ha coordinado Vijayshree Yadav, neuróloga de la OSHU, presentó este trabajo en la última Reunión de la Asociación Americana de Oncología y, aunque asumen que el número de pacientes implicados es pequeño, confía en realizarlo con un mayor número para constatar el verdadero potencial de esta dieta en la esclerosis múltiple.

Y a ti, ¿qué tipo de dieta te ayuda a estar mejor?

 

Clara Castaño

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada