el humor, un aliado en el autocuidado

El humor, un aliado en el autocuidado

  • El humor es muy utilizado con las personas con enfermedades como forma de asumir y expresar su condición.
  • Hasta ahora, el cómic se ha utilizado en la información para pacientes, pero para ilustrar contenidos proporcionados por los profesionales sanitarios, más que para contar con sarcasmo la experiencia cotidiana de las personas que padecen la enfermedad.

 

La risa, por sí sola, no cura enfermedades, pero puede ayudar a sobrellevarlas. Investigadores de la Universidad de Southampton (Reino Unido) han demostrado cómo las viñetas cómicas pueden servir para educar y “empoderar” a los pacientes con enfermedades crónicas.

El humor –en ocasiones, negro o ácido- es muy utilizado por las personas con enfermedades como forma de asumir y expresar su condición. Con esta premisa, el equipo de la profesora Anne Rogers, que dirigió el trabajo, “demostró que las tiras cómicas pueden servir para aclarar conceptos a los pacientes y “engancharles” en el control de su enfermedad, lo que las convierte en una nueva vía para mejorar el autocuidado”. Los resultados se han publicado en el Health Services Research Journal.

Las viñetas utilizadas en este estudio mostraban experiencias, problemas y ansiedades cotidianas basadas en lo comentado previamente por  otros pacientes. Se entregaron a los pacientes con enfermedad renal y aunque las reacciones fueron diversas, en general los enfermos las consideraron útiles para mejorar el tono de la información transmitida y aportar un punto de vista del que carecían hasta entonces.

Hasta ahora, el cómic se ha utilizado en la información para pacientes, pero para ilustrar contenidos proporcionados por los profesionales sanitarios, más que para contar con sarcasmo la experiencia cotidiana de las personas que padecen la enfermedad, que es lo que se propone en el trabajo de los investigadores de Southampton.

No es la primera vez que un estudio se fija en el impacto del buen humor o la actitud positiva en la mejora de una enfermedad. Previamente otros trabajos habían demostrado que el optimismo mejoraba la calidad de vida en pacientes con cáncer o  la salud mental y el bienestar físico

Ahora sabemos que pueden emplearse para lograr un tono adecuado de la comunicación que involucre más a los pacientes crónicos en su autocuidado y que les haga llegar importantes consejos a la vez que mejorar su moral.

¿Se te ocurre en qué otros campos de la medicina podría tener utilidad el humor?

 

Clara Castaño

Departamento de Comunicación de Merck

 

Comparte esta entrada