2017-03799_RA_MRK_3D_Printing_Ad

Impresión 3D, cómo afecta al desarrollo de la medicina

¿Es la impresión 3D el futuro de la medicina y de la industria en general? Estudios de arquitectura y empresas de ingeniería ya se están beneficiando de esta tecnología. En cualquier caso, hay un uso, mucho menos conocido, que puede repercutir en nuestras vidas de una forma más importante:  la medicina.

El uso cada vez más arraigado es el de la creación de piezas protésicas individualizadas. Las prótesis que se usan de forma habitual son caras y no siempre están al alcance de quienes las necesitan. Además, aunque las haya de distintas formas y tamaños, es extremadamente complicado que se adapten completamente a lo que necesita el paciente. Mediante modelos a través de pruebas de imagen, principalmente tomografía computarizada (TC), se pueden crear unas piezas que encajen a la perfección con la anatomía del propio paciente.

La bioimpresión 3D o impresión 3D de estructuras biológicas es otra sorprendente aplicación de esta técnica al campo de la medicina. La bioimpresión 3D surge de la combinación de la biología, la creación de biomateriales y la impresión 3D. A partir de un escáner o TC realizado al paciente, un programa de diseño asistido por ordenador permite trazar las dimensiones exactas de la pieza que necesita la persona. Esta información se transmite a una impresora 3D, que posteriormente la fabricará. En definitiva, esta técnica nace de la biología, la creación de biomateriales y la impresión 3D.

La primera forma consiste en fabricar estructuras que se compongan de polímeros biocompatibles, que no serán rechazados por el organismo y acogerán células capaces de llevar a cabo la actividad funcional que necesiten. Una vez insertadas las células en el cuerpo, van dejando paso a las que habitan en él. Tras ello, la estructura o andamio que servía como estructura de base desaparecerá. En cambio, la segunda forma de fabricación, y también más compleja, consiste en imprimir los órganos capa a capa. En este caso, el material expulsado por la impresora contiene el cultivo celular vivo.

Pero ¿cómo puede influir en el avance de la medicina tal y como la conocemos actualmente? Entre los usos que se le pueden dar, destaca sobre todo en materia de trasplantes. Diversos estudios han llegado a la conclusión de que se trata de una herramienta muy útil en la donación de órganos.

Dentro de este ámbito, destaca sobre todo la intervención en el campo de la cardiología, gracias a su capacidad para mejorar la comprensión de las cardiopatías congénitas, la planificación de la cirugía y la simulación del intervencionismo en cardiopatía estructural, tal y como asegura la Sociedad Española de Cardiología.

Gracias a estas nuevas tecnologías y los grandes avances que poco a poco van dando sus frutos en el campo de la medicina, podemos esperar un gran futuro en este ámbito y, a su vez, seguir progresando en mejorar la vida de los pacientes.

 

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada