OK

Impresiones 3D al servicio de la salud

  • Los usos médicos de la impresión 3D van desde la personalización de productos médicos hasta la creación de prótesis personalizadas.
  • La impresión 3D lleva aplicándose en Medicina desde el año 2000.

Las diferentes aplicaciones médicas de las impresiones 3D se están expandiendo rápidamente, y se espera que sigan revolucionando el sector de la salud en los próximos años.

Los usos médicos para la impresión en 3D, tanto actuales como potenciales, pueden ser organizados en varias categorías, e incluyen: la fabricación de tejidos y órganos; la creación de prótesis personalizadas, implantes y modelos anatómicos; y la investigación farmacéutica en relación con las formas de dosificación de medicamentos.

En Medicina, la aplicación de la impresión 3D puede proporcionar muchos beneficios, pues permite la adaptación y personalización de productos médicos, medicamentos y equipos, lo que provoca a su vez el aumento de la rentabilidad y productividad, así como la democratización de la fabricación.

Pero, ¿qué es esto de la impresión 3D? Pues bien, se trata de un método de fabricación en el que los objetos se producen mediante la fusión de materiales, tales como el plástico, el metal o la cerámica, en capas para conseguir una estructura en tres dimensiones. Algunas impresoras 3D son similares a las impresoras de inyección de tinta tradicionales, pero el producto final se diferencia en que sale perfilado con volumen (3D). De este modo, se consigue un objeto con cuerpo a favor de revolucionar la medicina y otros campos, como así lo hizo en su época la imprenta con las publicaciones.

Teniendo un poco más claro en qué consiste la técnica, vamos a hablar de los beneficios que aporta a la medicina actual:

  1. Permite la personalización de los materiales médicos. La mayor ventaja que ofrecen las impresoras 3D en aplicaciones médicas es la libertad que otorgan a la hora de crear productos médicos hechos a medida. Por ejemplo, la impresión 3D se usa para personalizar las prótesis e implantes de manera que ayuden a mejorar la calidad de vida de los pacientes.
  1. Reduce costes. Otra ventaja importante que ofrece la impresión 3D es la capacidad de producir artículos más baratos. Si bien es cierto que los métodos de fabricación tradicionales siguen siendo menos costosos para la producción a gran escala, es verdad que el coste de la impresión 3D se está volviendo cada vez más accesible para las pequeñas producciones.
  1. Mejora la productividad. Las impresiones 3D se logran en un periodo de tiempo mucho menor que la mayoría de otros productos médicos fabricados de forma tradicional.

Sin embargo, ¿sabías que el uso de la impresión 3D lleva aplicándose en la Medicina desde el año 2000? Entonces la tecnología se utilizó para hacer implantes dentales y prótesis a medida. Con el paso de los años, este proceso ya se utiliza para la fabricación de otros materiales médicos, como huesos, exoesqueletos, lentillas, cultivos de células, células madre, vasos sanguíneos y un largo etcétera.

Sin embargo, se debe advertir de que, a pesar de los recientes avances médicos significativos y emocionantes para la impresión 3D, los retos científicos y regulatorios de antaño permanecen, y las aplicaciones más transgresoras de esta técnica necesitan tiempo para evolucionar.

 

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada