canstockphoto18921162

La ingesta moderada de alcohol, factor a tener en cuenta en casos de infertilidad masculina

  • Se constata que beber alcohol en exceso se asocia a cambios negativos en las hormonas reproductivas y que esos cambios son proporcionales a la cantidad de alcohol que se ingiere.
  • En este caso, el recuento total de espermatozoides es un 33 por ciento menor a lo habitual.

 

La ingesta semanal moderada de alcohol puede influir negativamente en la calidad del esperma en varones jóvenes y de manera  proporcional; es decir, a mayor consumo de alcohol el esperma tiene peor calidad. Esto es lo que ha visto el grupo de Tina Kold Jensen, de la Universidad del Sur de Dinamarca, en Copenhague, en un estudio que se publica en British Medical Journal.

La investigadora analizó los datos de 1.221 hombres daneses que tenían entre 18 y 28 años y que hicieron el servicio militar. Antes de ingresar en el ejército debían pasar un reconocimiento médico donde se preguntaba por la cantidad de alcohol que bebían y la frecuencia de consumo. Después de conocer todos estos datos, se les recogió muestras de esperma y de sangre para hacer una determinación de las hormonas sexuales.

Como media, los aspirantes bebían unas 11 unidades de alcohol a la semana: dos tercios, aproximadamente el 64 por ciento, se emborrachó una vez al mes, y uno de cada seis se emborrachó como media dos veces en ese mismo periodo.  Constataron que beber alcohol en exceso se asociaba a cambios negativos en las hormonas reproductivas y que esos cambios son proporcionales a la cantidad de alcohol que se ingiere. Así, el grupo danés observó que aumentaban los niveles de testosterona y bajaban los de globulina fijadora de hormonas sexuales (SHBG, por sus siglas en inglés) tanto en los hombres que bebían con regularidad como en los que se habían emborrachado varias veces durante el mes anterior.

Cuando superaban la cantidad de cinco bebidas a la semana empezaban los problemas, que eran ya considerables en los que bebían más de 25 unidades a la semana. El recuento total de espermatozoides era un 33 por ciento menor y su cantidad era un 51 por ciento menor a los normales en los grandes bebedores habituales. Por eso, la investigadora no duda al señalar que beber de forma habitual se asocia a cambios en las hormonas reproductivas, aunque también se ha visto que los abstemios tienen mala calidad del esperma.

Hay que dejar claro que se trata de un estudio observacional, por lo que las conclusiones no son definitivas y se deben valorar otros factores relacionados con el estilo de vida; no obstante, los estudios en animales ya han corroborado la teoría de que beber cantidades excesivas de alcohol daña la calidad del esperma.

Mientras que se despejan estas dudas, Tina Kold recomienda que los hombres que tengan espermatozoides de mala calidad deberían reducir su ingesta de alcohol, ya que no solo afecta a la salud en general, sino también a la salud reproductiva.

 

Alba Ruiz

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada