[ File # csp3087523, License # 2703250 ]
Licensed through http://www.canstockphoto.com in accordance with the End User License Agreement (http://www.canstockphoto.com/legal.php)
(c) Can Stock Photo Inc. / 4774344sean

Nuevos datos sobre el reloj biológico de la fertilidad

  • Los autores de este trabajo, que tienen una amplia trayectoria en temas de fertilidad, creen que este hallazgo puede abrir nuevas vías de investigación que se centren en la estimulación del crecimiento de los óvulos para que maduren.
  • Todos estos datos aumentan el conocimiento sobre los mecanismos moleculares que están detrás de la maduración de los óvulos fecundados.

 

¿Por qué algunas mujeres se quedan embarazadas con 50 años y otras de 30 son incapaces de lograrlo? Se trata de una cuestión que los investigadores no son capaces de explicar, aunque un estudio que se ha llevado a cabo en la Universidad de Gotemburgo, en Alemania, y que se publica en Current Biology, arroja datos que pueden ayudar a despejar algunas incógnitas.

El grupo del profesor Kui Liu ha visto que las vías de señalización de las células granulosas de los folículos primarios son la clave para que los ovocitos inmaduros sean capaces de sobrevivir.

Tras varios años de trabajos con modelos animales, más específicamente con ratones, Kui Liu ha visto que la vía de señalización mTOR en las células granulosas es necesaria para activar una serie de procesos celulares clave para que los óvulos fecundados alcancen su destino; es decir, para que puedan anidar y empezar a desarrollarse.

Esto es importante porque, tal y como explica el investigador en su trabajo, todo este proceso es crucial para determinar si un óvulo fecundado empieza a crecer o se muere. Según Lui, esto puede ser una especie de reloj biológico que gobierna el comienzo de la menopausia.

Los autores de este trabajo, que tienen una amplia trayectoria en temas de fertilidad, creen que este hallazgo puede abrir nuevas vías de investigación que se centren en la estimulación del crecimiento de los óvulos para que maduren.

Aunque todavía queda mucho por saber sobre la infertilidad, todos estos datos aumentan el conocimiento sobre los mecanismos moleculares que están detrás de la maduración de los óvulos fecundados, lo que seguramente se reflejará en una mejora de los tratamientos de la infertilidad femenina, sobre todo en las mujeres que han superado los 40 años y que quieren ser madres.

 

Alba Ruiz

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada