Diego-Vizcaíno_Marieta-Jiménez_Ana-Polanco-

Informe ClosinGap: ¿Cuánto cuesta la brecha de género en salud?

9.000 millones de euros al año, el 0,8% del PIB. Esta es la contundente cifra hasta la que asciende la brecha de género en salud en España. Y esta es una de las principales conclusiones que se desprenden del primer informe que ha hecho público la plataforma ClosinGap: “Coste de oportunidad de la brecha de género en salud”.

El estudio, que ha sido liderado por Merck, subraya un dato clave: las mujeres viven más años, pero con peor salud que los hombres. Esto es debido -entre otros factores- a que ellas dedican 1.800 millones de horas no remuneradas al año (el 62% del to­tal) al cuidado de personas mayores y enfermos crónicos, una actividad cuyo valor económico podría ascender hasta los 7.812 millones de euros al año, cantidad con la que podría pagarse el 85% de la nómina mensual de todas las pensiones contributivas del país. Además, la incidencia de la depresión y ansiedad en el PIB a causa del mayor recurso a las bajas por incapacidad temporal por parte de las mujeres entregadas a estos cuidados supera, según el informe, los 345 millones de euros.

La influencia de la tasa de natalidad

Otro de los datos destacados del informe se refiere a la baja tasa de nacimientos en España, relacionada en parte con las condiciones en las que se ejerce la maternidad en España, especialmente durante los primeros meses y/o años de vida de los hijos. La maternidad marca la relación de las mujeres respecto a los servicios sanitarios, pero una cosa es la fertilidad, que depende de la condición biológica de la mujer, y otra cosa es la maternidad, que está condicionada por el contexto económico y social. Así, en países como Alemania, Reino Unido o Suecia, donde se conceden permisos de paternidad más prolongados, la evolución de la natalidad es mayor que en nuestro país, en Italia o en Grecia.

Así, según el estudio, si España hubiera mante­nido un comportamiento similar a la media de países de nuestro entorno, habrían nacido 1,2 millones de personas más desde 1985, hasta alcanzar los 47,7 millones de habitantes en España en 2016. De haber ocurrido esto, habría habido 900.000 personas más en edad de trabajar. Al respecto, Ana Polanco, directora de Corporate Affairs de Merck, afirmó que “el impacto económico de que esto no haya ocurrido fue de 31.003 millones de euros en 2016 o, lo que es lo mismo, un 2,8% del PIB. Esto equivale a casi el 50% del gasto público anual en sanidad en España. El 9,3% de esa cantidad habría formado parte de la recaudación por cotizaciones de Seguridad Social, lo que representaría 2.872 millones de euros más en recaudaciones”.

Otros factores cualitativos

El estudio, que no detecta diferencias de calado entre mujeres y hombres con respecto al acceso y uso de los servicios del sistema sanitario, sí apunta importantes divergencias en la prevalencia de enfermedades. Los hombres tienden a consumir mayor cantidad de tabaco y alcohol, además tienen una mayor tasa de obesidad y sobrepeso. Las mujeres tienen una menor actividad física y un mayor índice de accidentes domésticos, puesto que se dedican más que ellos a este tipo de tareas, y fallecen con mayor frecuencia en situaciones de trastorno mental senil y presenil, Alzheimer y por causas relacionadas con enfermedades hipertensivas.

El estudio señala también que las mujeres fallecen en mayor proporción que los hombres por enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, en este punto se señalan indicios de sesgos inconscientes de género en salud. Es un hecho que se diag­nostican en mayor medida los problemas de salud relacionados con las enfermedades cardiovasculares en hombres que en mujeres, a pesar de que ellas fallecen más por estas patologías.

Otro de los condicionantes de la salud asociado a los estereotipos sociales de género hace referencia a los trastornos de la conducta ali­mentaria (TCA), entre los que se engloban la anorexia y la bulimia: del total de casos diagnosticados en atención primaria en 2015, un 87,6% correspondió a mujeres.

Comparte esta entrada