canstockphoto14156428

Decálogo para el cuidado de la fertilidad

  • No retrasar demasiado la maternidad es uno de los pilares que tener en cuenta si queremos prevenir los problemas de fertilidad
  • En junio se conmemora el Mes Mundial para el Cuidado de la Fertilidad con el objetivo de luchar en contra del estigma social que existe con respecto a este tema

 

En España, cerca del 15 por ciento de las parejas en edad de concebir sufre problemas de infertilidad. Con el objetivo de normalizar el concepto de la infertilidad dentro de la sociedad, la American Fertility Association (AFA) de Estados Unidos decidió proclamar junio como el Mes Mundial para el Cuidado de la Fertilidad.

Son muchos los factores que influyen en la pérdida de la fertilidad tanto femenina como masculina. Pero existen algunos aspectos que debes tener en cuenta para cuidar tu fertilidad:

  1. Realizar revisiones ginecológicas cuando se empiezan a tener relaciones sexuales. Conservar la salud ginecológica es vital para preservar la fertilidad y evitar enfermedades de transmisión sexual. Este examen ginecológico debe incluir: exploración física, mamografía y citología.
  2. Vacunarse contra la rubéola. La rubéola es un virus que se transmite de una persona a otra a través de secreciones, y que produce síntomas tales como fiebre, ganglios en el cuello y erupciones en la piel. El Síndrome de Rubéola Congénita puede provocar el aborto, muerte al nacer o múltiples malformaciones en el recién nacido.
  3. Vigilar el peso. Estar muy delgada o con sobrepeso contribuye a disminuir la fertilidad. Estar en un peso correcto ayuda a mantenerse sana y favorece la concepción.
  4. No fumar y reducir el consumo de alcohol. El tabaco y el alcohol son fuentes de agravio de la infertilidad. Es altamente recomendable reducir el consumo de estas sustancias si estás pensando en concebir, ya que los elementos tóxicos que contienen podrían comprometer a los ovarios y aumentar el riesgo de abortos.
  5. No retrasar demasiado la maternidad. La fertilidad disminuye con la edad. Esta reducción de la reserva ovárica se produce a partir de los 35 años, incrementándose de forma más intensa a partir de los 40 años. En esta etapa, la calidad de los óvulos se reduce y aumenta el riesgo de malformaciones, complicaciones en el parto o aborto.
  6. Considerar el riesgo genético asociado a tener un embarazo tardío. A medida que se retrasa la maternidad, aumentan los riesgos tanto para la madre como para el feto. Para la madre, por ejemplo, la probabilidad de sufrir un problema de tiroides se eleva en relación a la edad a la que decide tener su primer hijo. Cuanto más se posponga la maternidad, más elevado es el porcentaje de sufrir esa enfermedad. En lo que al feto se refiere, cuanto mayor es la madre, más posibilidades tiene el bebé de nacer con alguna enfermedad neuronal o cardiopatía congénita.
  7. Comer sano y realizar actividad física. Para favorecer la fertilidad es muy importante mantener un estilo de vida saludable. A una mujer que busca quedarse embarazada se le recomienda llevar una dieta equilibrada en la que aumente el consumo de frutas, verduras y cereales, ya que contienen altas dosis de hierro y ácido fólico. Además, hacer ejercicio de manera regular y con moderación ayuda a mejorar la salud reproductiva.
  8. Reducir los niveles de ansiedad y estrés. La ansiedad y el estrés continuado pueden producir alteraciones hormonales que lleguen a inhibir la ovulación de la mujer. Por eso es recomendable realizar ejercicios de respiración para controlar los episodios de estrés.
  9. El hombre también debe cuidarse. La infertilidad es cosa de dos. En contraposición a las mujeres, para los hombres la edad no es tan determinante a la hora de concebir pero, en su caso, sí que existen otros condicionantes que pueden mermar su capacidad reproductiva. Entre ellos se encuentran: los problemas que puedan presentar los propios espermatozoides, las anomalías genéticas, los malos hábitos alimentarios o el consumo en exceso de tabaco o alcohol.
  10. Si en un año no lo consigues, acude al especialista. Si con todo lo anterior no conseguís lograr el embarazo en un año (seis meses si tenéis más de 35 años), es recomendable que lo consultéis con un especialista que valore vuestro caso y os pueda aconsejar la mejor solución.

 

Afortunadamente, los avances científicos han conseguido que podamos contar con técnicas y tratamientos que permitan, finalmente, tener un bebé. ¡No te rindas!

 

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada