La Esclerosis Múltiple: una enfermedad con rostro de mujer

La Esclerosis Múltiple: una enfermedad con rostro de mujer

El sistema nervioso central es el encargado de captar las señales procedentes de dentro y fuera de nuestro cuerpo y traducirlas en impulsos eléctricos para que funciones como la visión, el movimiento o la actividad interna de nuestros órganos se coordinen y respondan correctamente.

Sin embargo, ¿qué ocurre cuando esta información no es capaz de llegar a su destino? El origen de la esclerosis múltiple (EM) se produce por la pérdida de la mielina, material que recubre las fibras nerviosas y facilita la conducción de los impulsos eléctricos procedentes del sistema nervioso central.

La ausencia de mielina provoca la interrupción de los impulsos que emite y recibe el cerebro, y origina la aparición de síntomas como los problemas en el movimiento y el equilibrio, la dificultad en el habla o la pérdida de visión.

Actualmente, la EM no tiene cura y puede aparecer a cualquier edad, aunque suele comenzar entre los 20 y los 40 años. En España afecta a alrededor de 50.000 personas y en especial a la mujer, en una proporción casi tres veces mayor que en los hombres. Este impacto en la mujer va más allá de los números, ya que convivir con esta enfermedad supone un gran reto para lidiar con su vida personal, familiar, social y profesional.

La detección temprana de la enfermedad es fundamental para tratarla cuanto antes y lograr mejores resultados para el paciente, pero más de una quinta parte de las mujeres con EM declaran que tuvieron un diagnóstico erróneo previo al de su verdadera dolencia. Esta demora genera una situación de incertidumbre que afecta a nivel emocional y repercute en su vida laboral, familiar y social.

En el caso de su vida personal, las mujeres diagnosticadas con EM se enfrentan a situaciones complejas en referencia a sus relaciones de pareja, y muchas deciden separarse o divorciarse como consecuencia de la enfermedad.

Asimismo, las mujeres con EM que cuidan de sus hijos u otros familiares ven mermadas sus capacidades para continuar con esta labor por culpa de la enfermedad. Este hecho acarrea un impacto emocional negativo en ellas que recae a su vez en los niños y en el resto de miembros de su familia.

Los pacientes con esclerosis múltiple también son susceptibles de sufrir un empeoramiento en su economía y desarrollo laboral, que puede derivar incluso en la pérdida de empleo. Y dada la alta prevalencia de esta dolencia en las mujeres, ellas sufren en mayor proporción este problema.

El próximo 30 de mayo es el Día Mundial de la Esclerosis Múltiple y tendrá lugar el III Encuentro con la EM en la Plaza de Isabel II de Madrid. Esta iniciativa se suma al objetivo de dar a conocer y sensibilizar a la sociedad sobre esta enfermedad y las necesidades especiales de quienes conviven con ella.

El evento se realizará bajo el lema ‘Hazte visible, hazles visibles’ y contará con actividades como sesión es formativas, funciones de microteatro o recreación de sensaciones con gafas de realidad virtual, entre otras muchas.

Comparte esta entrada