DNA Models
Individualität, Forschung, Wissenschaft, Horizontal, Nahaufnahme, Blau, Teilabschnitt, Biologie, Chemie, DNA, DNA-Sequenzierungsgel, Genforschung, Farbbild, Helix, Niemand, Fotografie, Wissenschaft und Technik, Helixmodell

Individuality, Research, Science, Horizontal, Close-up, Blue, Part Of, Biology, Chemistry, DNA, DNA Sequencing Gel, Genetic Research, Color Image, Helix, No People, Photography, Science and Technology, Helix Model

Láser para conseguir que los tratamientos superen la barrera hematoencefálica

Para su funcionamiento, el sistema nervioso central necesita un aporte continuo de sustratos energéticos (sobre todo oxígeno y glucosa), que se suministran a través de una red de capilares sanguíneos. Pese a ello, el interior de este sistema nervioso central se encuentra aislado de la circulación sanguínea del resto del cuerpo por una estructura denominada barrera hematoencefálica (BHE).

La barrera hematoencefálica se puede definir como una estructura compleja constituida por células endoteliales de la red capilar del sistema nervioso central y su principal función es proteger al cerebro de posibles daños, ya que solo permite el paso a unas cuantas moléculas de la sangre al cerebro. Cuando se padece una enfermedad neurológica o un daño cerebral es porque esa barrera no está funcionando correctamente, y hace que entre en el cerebro alguna molécula dañina o algún patógeno que provoca alteraciones.

Si bien es cierto que esta línea de defensa protege al cerebro de cualquier sustancia potencialmente dañina, también impide el paso de la mayoría de los medicamentos que se administran vía intravascular. Por ello, se ha intentado suprimir esta barrera durante el tiempo suficiente para que los fármacos contra el Alzheimer, el Parkinson o algunos tumores surtan el efecto deseado.

En este sentido, investigadores de la Universidad de Florida en Gainesville (EEUU) han desarrollado una técnica basada en el láser que induce a la interrupción temporal de la BHE peritumoral de más de seis semanas. Esto permite que los fármacos quimioterápicos alcancen el cerebro y se pueda llevar a cabo el tratamiento para los tumores cerebrales, como el glioblastoma, el más común y letal en adultos, en el que, a pesar del tratamiento avanzado, la supervivencia media es inferior a 15 meses, y menos del 5 por ciento de los pacientes sobreviven en los siguientes 5 años.

En esta investigación, dirigida por David D. Tran y publicada en la revista Plos One, participaron 14 pacientes con gliobastoma en tratamiento. En ella observaron que la técnica de ‘ablación por láser guiada por imagen por resonancia magnética’ era capaz de abrir un espacio localizado en la barrera hematoencefálica. En este caso, lo que hace el láser es elevar la temperatura del área cerebral de una forma no excesiva para que la barrera que rodea el tumor se abra temporalmente sin que se dañen las neuronas del cerebro.

Según explicó David Tran, estos resultados preliminares sugieren una posible mejora de la supervivencia cuando se administra el tratamiento quimioterápico entre la cuarta y la sexta semana de apertura de la BHE. Cuando el equipo de David Tran finalice esta investigación de forma definitiva, se podría testar su efectividad en gran número de tratamientos farmacológicos.

 

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada