Make Sense Campaign cáncer de cabeza y cuello

Make Sense, una campaña para conocer mejor el cáncer de cabeza y cuello

  • La campaña Make Sense se centra en la importancia de acudir al médico si durante tres semanas se presenta al menos uno de los síntomas que alertan de la aparición de los tumores en cabeza y cuello.
  • Para ello, la población general debe conocer los signos de alarma de este tumor.

 

Como en casi todos los tumores, la prevención y el diagnóstico precoz son claves para ganar la batalla al cáncer de cabeza y cuello, una neoplasia que causa 62.000 muertes al año en Europa. Por eso, se ha puesto en marcha por segundo año consecutivo la campaña Make Sense, una iniciativa de la Sociedad Europea de Cáncer de Cabeza y que en España está apoyada por la Sociedad Española de Cabeza y Cuello; el Grupo Español de Tratamiento de Tumores de Cabeza y Cuello (TTCC); el Grupo Español de Oncología Radioterápica para el Tratamiento del Cáncer de Cabeza y Cuello (GEORCC); el Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC); y la Fundación Salud 2000, institución privada sin ánimo de lucro financiada por Merck.

La detección precoz es imprescindible para un buen pronóstico. Las cifras hablan por sí solas: el 60 por ciento de los pacientes con cáncer de cabeza y cuello ya tiene la enfermedad localizada avanzada en el momento de su diagnóstico y de éstos el 60 por ciento fallece en el plazo de cinco años. Pero no hay que perder la esperanza, porque la tasa de supervivencia en pacientes con diagnóstico precoz se sitúa entre el 80  y el 90 por ciento.

Por eso, la campaña Make Sense se centra en la importancia de acudir al médico si  durante tres semanas se presenta al menos uno de los síntomas que alertan de la aparición de estos tumores: dolor de lengua, úlceras bucales no cicatrizadas y/o manchas rojas o blancas en la boca, dolor de garganta, ronquera persistente, dolor y/o dificultad al tragar, bulto en el cuello y nariz bloqueada por un lateral o secreción de sangre nasal.

Este año el chef Paco Roncero respalda la campaña; perder o ver alterado sustancialmente el sentido del gusto es una de las consecuencias frecuentes que padecen los pacientes tras recibir un tratamiento bien sea con cirugía, radioterapia o quimioterapia, que serían menos necesarias con un diagnóstico temprano de la enfermedad. Para ello, la población general debe conocer los signos de alarma de este tumor; es la única forma de tomar las medidas adecuadas y acudir al especialista.

 

Clara Castaño

Departamento de Comunicación de Merck

 

 

 

Comparte esta entrada