Merck: Un viaje de 350 años impulsado por la curiosidad

Merck: Un viaje de 350 años impulsado por la curiosidad

Merck cumple 350 años de historia impulsado por el incansable motor de la curiosidad. Un viaje que comenzó hace más de tres siglos y que ha dado lugar a una de las farmacéuticas más amplias y longevas de la historia. La aventura se inició en 1668, cuando Friedrich Jacob Merck adquirió una pequeña farmacia en Darmstadt (Alemania), que después se llamaría la Farmacia del Ángel y que daría origen a nuestra compañía.

En el siglo XVII la farmacología aún no tenía el grado de precisión y sofisticación actual, pero la actividad de Merck a lo largo de los siglos ha contribuido de forma notable a su evolución. Una figura clave para ello fue el médico Carl Heinrich Merck, que a finales del siglo XVIII viajó por todo el mundo recopilando material botánico, zoológico y mineral, clave para esta disciplina.  

1. Farmacia del Ángel

 

Otro personaje crucial en este viaje es Emanuel Merck, cuya trayectoria supuso un verdadero punto de inflexión para la compañía gracias a un importante descubrimiento: en 1827 logró aislar de forma satisfactoria los alcaloides, unos componentes de las plantas con notables aplicaciones en la medicina, con ejemplos tan destacados como la morfina, para cuyo uso la compañía logró valiosos avances durante este siglo.

Más tarde, en 1850, Emanuel Merck decidió que la empresa pasara de ser una entidad individual a una sociedad de varios participantes para así garantizar su continuidad. Además, se centró en lograr altos estándares de calidad, esfuerzo que se vio recompensado con numerosos galardones nacionales e internacionales.

Crecimiento y nuevas sucursales

A finales del siglo XIX, Merck crece y se expande a otros países, abriendo sucursales en ciudades como París o Londres, que cuentan con almacenes propios para responder de forma rápida y eficaz a la demanda de los clientes. En estos años se comienza a estudiar el enfoque de la biotecnología, una de las señas de identidad de la institución, que propiciará la aparición en el mercado de importantes vacunas, sueros y productos diagnósticos.

2. Apertura de sucursales

 

Los primeros compases del siglo XX suponen una ampliación de las capacidades industriales y económicas de Merck, y se empieza a trabajar en cristales líquidos, cuyas aplicaciones venideras serán muy relevantes. A pesar de estos avances, la compañía pierde sus filiales en el extranjero tras la Primera Guerra Mundial.  

3. I Guerra Mundial

 

Es entonces cuando Merck posibilita por primera vez en su historia que personas ajenas al seno de la familia se puedan incorporar a su Junta Directiva. Durante estos años se sucederían hechos importantes, como el lanzamiento de un eficaz fármaco contra el raquitismo y los primeros ensayos con pigmentos irisados. Sin embargo, la Segunda Guerra Mundial provocó graves pérdidas materiales y humanas a la compañía.

En los años 50 del pasado siglo, Merck pasa a ser una sociedad anónima familiar, por lo que las relaciones de propiedad no se ven alteradas. Además, la empresa logra avances muy destacados en el ámbito de los corticoides y vuelve a adquirir filiales que perdió en la guerra.

Con el nuevo siglo se cristalizaron los proyectos sobre el cáncer que Merck había desarrollado durante las pasadas décadas, al introducir un destacado fármaco oncológico. Igualmente, la compañía amplió las instalaciones para la producción de cristales líquidos, material clave en teléfonos móviles, monitores o televisores.

4. Final del post

 

Ya en nuestros años, Merck ha crecido con la adquisición de diversas empresas líderes en el sector de la química, poniendo en marcha grandes centros de investigación relacionados con esta disciplina. En definitiva, siempre guiados por la curiosidad, estos últimos años han supuesto una importante expansión para Merck, que cuenta ya con una plantilla de más de 50.000 colaboradores. Y pensar que todo empezó en una pequeña farmacia en Darmstadt hace 350 años…

 

 

 

Descubre más sobre Merck y su historia en nuestras Redes Sociales y acompáñanos en este viaje al centro de la curiosidad con las etiquetas #ImaginaMerck350 y #AlwaysCurious.

 

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada