[ File # csp5978884, License # 2703214 ]
Licensed through http://www.canstockphoto.com in accordance with the End User License Agreement (http://www.canstockphoto.com/legal.php)
(c) Can Stock Photo Inc. / terachris

Nace en España el primer bebé gracias al sistema Eeva

  • El sistema Eeva permite clasificar a los embriones según su perfil alto, medio o bajo para ser implantados.
  • El sistema Eeva también reduce el número de embarazos múltiples, ya que la selección del embrión con más posibilidades de evolucionar implica una disminución de la tasa de embarazo múltiple.

 

Hace unos días nació  Alba, el primer bebé español nacido gracias al sistema Eeva, que permite identificar en el laboratorio de manera precoz (entre los días 3 y 5) los embriones más viables para ser transferidos al útero, aumentando así las posibilidades de embarazo. Esta nueva tecnología se diferencia de las opciones anteriores en tres aspectos:

En primer lugar, para realizar el diagnóstico de los embriones, la nueva técnica estudia su morfología sin alterar las condiciones de cultivo, es decir, es un método no invasivo que no precisa su extracción de la incubadora, de manera que reduce posibles daños. El proceso consiste en la toma continua de imágenes que permiten analizar  la evolución de la división celular. El Dr. Sergio Rogel, director médico de IVF Spain, el centro de Alicante donde se ha llevado a cabo el tratamiento, explica que este fue uno de los factores fundamentales a la hora de inclinar la balanza a favor de la instalación del sistema en la clínica: las investigaciones han demostrado que someter a los embriones a técnicas de imagen durante su desarrollo no comporta efectos nocivos para ellos. Por lo tanto, podemos afirmar que este nuevo sistema, además de no invasivo y preciso, es seguro”.

El segundo aspecto se centra en la existencia de un algoritmo matemático exclusivo  que facilita al embriólogo la toma de decisiones. Hasta ahora la selección de los embriones dependía del criterio subjetivo del especialista en el laboratorio, variando entre diferentes centros o incluso en una misma clínica según la opinión de cada especialista. Sin embargo, Eeva clasifica a los embriones según su perfil alto, medio o bajo para ser implantados.

El último aspecto se refiere al tiempo, un elemento muy valorado por los pacientes que se someten a un tratamiento de fecundación in vitro, ya que agiliza el proceso de reproducción asistida. Durante los tratamientos de fertilidad, los pacientes se preguntan si el proceso tendrá éxito y es frecuente que experimenten altos niveles de ansiedad durante el periodo de espera. Disponer de información sobre la viabilidad del embrión a partir del tercer día contribuye a reducir la duración del proceso y a acortar el tiempo de espera, atenuando así esta sensación. En este sentido, la madre de la pequeña Alba destaca la importancia de  reducir tiempo de sufrimiento.

No nos podemos olvidar que el sistema también reduce el número de embarazos múltiples, ya que tal y como asegura el Dr. Rogel, la selección del embrión con más posibilidades de evolucionar implica una disminución de la tasa de embarazo múltiple, puesto que también se reduce el número de embriones implantados. “Lo ideal es poder transferir sólo un embrión con éxito y este sistema nos ayuda a seleccionar los que tienen predicciones más elevadas”.

 

Alba Ruiz

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada