Merck_superkid

Niños con cáncer, un ejemplo de superación

  • Sólo en España, cada año, se diagnostican en niños y adolescentes 1.300 nuevos casos de cáncer cada año.
  • Hay que seguir sumando esfuerzos frente a esta enfermedad, donde la investigación se convierte en un pilar básico.

 

La celebración del Día Internacional del Cáncer Infantil nos ha dejado cifras esperanzadoras, si bien esta enfermedad continúa siendo la primera causa de muerte infantil hasta los catorce años, la buena noticia es que el índice de supervivencia alcanza casi el 80% en esta franja de edad.

Sólo en nuestro país cada año se diagnostican en niños y adolescentes 1.300 nuevos casos cada año. Pero detrás de cada caso hay una historia de superación y seguro que todos conocemos más o menos de cerca alguna. Y es que esta enfermedad, siempre angustiosa, lo parece aún más cuando quien la padece es un niño. ¿Un cáncer en un menor? Sin duda, el diagnóstico tiene que ser impactante y de desconcierto para los padres.

 

Los días en el hospital

Y son precisamente los padres, uno de los pilares fundamentales en todo el tratamiento. Se encuentran ante una situación nueva, desconocida, su vida da un giro de 180 grados, pero desean seguir siendo el principal apoyo para su hijo. Junto a ellos, los profesionales sanitarios, quienes no sólo tratan al niño, sino que además mantienen a la familia informada e involucrada en todo el proceso de la enfermedad para formar el tándem perfecto. Y es que no sólo se pretende curar, sino hacerlo con el menor sufrimiento posible.

Así, la planta de oncología pediátrica se convierte en la casa del niño y de su familia. ¿Te imaginas vivir durante meses en un hospital? La verdad es que cuesta, pero gracias a las asociaciones de pacientes y a los voluntarios que están con los niños, la estancia en este hogar transitorio se hace más llevadera.

Además, son muchos los hospitales que han adaptado sus instalaciones y estancias para hacerlas más acogedoras. Así, la posibilidad de acompañante durante 24 horas, salas de juego para los niños, salas de padres para que se reúnan o aulas hospitalarias con maestros favorecen una estancia más llevadera.

 

No hay que perder la esperanza

Ojalá que ese porcentaje de curación del 80% alcance pronto el cien por cien. Hay que seguir sumando esfuerzos frente a esta enfermedad, donde la investigación se convierte en un pilar básico. Aún queda camino por recorrer y son necesarios recursos económicos y humanos para conseguir que cada día más niños puedan sobrevivir al cáncer y tengan las mismas oportunidades de curación, independientemente del lugar en el que hayan nacido. Y como ellos dicen en la canción junto a Macaco: Seguiremos.

 

Departamento de Comunicación de Merck

 

Comparte esta entrada