hacia un nuevo modelo de investigación sanitaria

Hacia un nuevo modelo de investigación sanitaria

  • El objetivo último de la investigación es la salud de los pacientes. La potencia de las aplicaciones móviles y los motores de bases de datos actuales son unos aliados imprescindibles para alcanzar el objetivo.
  • Las aplicaciones móviles que almacenan los datos sobre los niveles de glucosa, los dispositivos que miden porcentajes de cumplimiento de tratamiento, las aplicaciones para usos cardiacos en smartphones posibilitan una mejor interacción entre paciente y médico.

 

Hablar de tecnología aplicada a la investigación de una manera global es hablar de futuro, aunque queda un camino común por recorrer, cuyo eje son las bases de  datos de salud o registros electrónicos.
La aceptación, el cambio de mentalidad o los hábitos adquiridos tienen que cambiar
y adaptarse a la idea global de investigación. La historia clínica electrónica escrita y narrada tiene que dar paso a una que esté basada en parámetros medibles. “Lo que no se controla, no se puede mejorar”.


El objetivo último de la investigación es la salud de los pacientes. La potencia de las aplicaciones móviles y los motores de bases de datos actuales son unos aliados imprescindibles para alcanzar el objetivo.

Desde el punto de vista de las nuevas tecnologías y en referencia a las bases de datos hospitalarias de uso restringido a los profesionales de la salud, el tiempo se convierte en el peor enemigo, puesto que rara vez cuenta con la ayuda de algún becario que le introduzca los datos en el registro. No podemos olvidar que las nuevas tecnologías están proporcionando otros agentes, como pueden ser los pacientes, las aplicaciones informáticas y dispositivos electrónicos con los que se pueden completar de manera automática las mencionadas bases de datos.

Lo deseable sería encontrar el modelo en el que se pudieran utilizar los datos de manera clara, sencilla, global y anónima, y con la amplitud de miras suficiente que nos permitiera ser capaces de avanzar en la investigación para encontrar soluciones que mejoren la calidad de vida de los pacientes.

Las aplicaciones móviles que almacenan los datos sobre los niveles de glucosa, los dispositivos que miden porcentajes de cumplimiento de tratamiento, las aplicaciones para usos cardiacos en smartphones posibilitan una mejor interacción entre paciente y médico. Estas herramientas permiten que se acumulen una gran cantidad de datos, sin que se haya establecido un modelo sobre cómo almacenarlos y, sobre todo, cómo hacer investigación con ellos.

Debemos ser capaces de aceptar que los datos médicos de cada individuo, incluidos los nuestros como potenciales pacientes, deberían engrosar grandes bases de datos de salud. Debemos ser capaces de entender que gracias a las nuevas tecnologías y a
la capacidad de ceder nuestros datos de manera automática, podremos contribuir a completar esas bases de datos. Gracias a esa capacidad de compartir información serán posibles los avances que la ciencia está esperando.

¿Serías capaz de ceder tus datos de salud para un uso global, consentido y regulado para conseguir que gracias a los avances tecnológicos consigamos encontrar posibles soluciones que afectan al conjunto de la humanidad?

 

Moisés Pérez

Product Manager Devices & Software of Neurology BU

Comparte esta entrada