semana de concienciación en cáncer de cabeza y cuello

En la piel del paciente con cáncer

  • La medicina personalizada ha supuesto un gran avance en el manejo del paciente oncológico, ya que permite seleccionar un fármaco para cada enfermo.
  • Se calcula que hasta el 80 por ciento de los pacientes con terapias anti-EGFR sufren problemas en la piel.

 

Quien ha tenido cáncer o ha vivido de cerca la enfermedad sabe que dentro de todos los efectos negativos que acarrea, están los dermatológicos. Lesiones cutáneas, sequedad de piel, dolor, picor, alteraciones de las mucosas o prurito cutáneo son algunas de las afecciones que pueden sufrir los pacientes. Hay que tener en cuenta que la piel es el órgano más extenso del organismo y, en consecuencia, uno de los que más sufren durante los tratamientos de quimio o radioterapia.

Y es que la medicina personalizada ha supuesto un gran avance en el manejo del paciente oncológico, ya que permite seleccionar un fármaco para cada enfermo. Pero, los nuevos mecanismos que luchan contra el tumor, incluidos los inhibidores del EGFR (receptor del factor de crecimiento epidérmico), pueden interferir con el crecimiento normal de las células de la epidermis, que es lo que hace que aparezcan erupciones cutáneas en los pacientes.

De hecho, se calcula que hasta el 80% de los pacientes con terapias anti-EGFR sufren problemas en la piel. ¿Qué pueden hacer estos pacientes para mejorar su bienestar y calidad de vida? Con este objetivo, Merck Serono lanzó hace un año Pliazón, una crema hidratante, protectora y de acción regenerativa basada en la vitamina K1, urea y ceramidas, que ayuda a controlar las erupciones cutáneas que puedan sufrir los pacientes con cáncer.

Según explica Ruth Vera, jefa de servicio de Oncología Médica del Complejo Hospitalario de Navarra, “Pliazón permite reactivar y normalizar el proceso normal de crecimiento de la piel, reduciendo los síntomas sin interferir en la eficacia del tratamiento antitumoral”. La buena noticia, según esta experta, es sin duda, que esta crema tópica al actuar sobre las lesiones de la piel, “mejora el bienestar del paciente, ayudando a asegurar la adherencia y cumplimiento del tratamiento y, en definitiva, aumentando las oportunidades de supervivencia para el paciente”.

 

Arantxa Pérez
Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada