los pacientes delgados con cáncer colorrectal metastásico tienen peor pronóstico

Los pacientes delgados con cáncer colorrectal metastásico tienen peor pronóstico

  • Los pacientes con un menor IMC y cáncer metastásico tienen una menor supervivencia.
  • Un estudio estadounidense cree que hay que seguir analizando los resultados para encontrar una explicación que se refleje en un mejor tratamiento de los pacientes con cáncer colorrectal metastásico.

 

Aunque se sabe que un alto índice de masa corporal (IMC) se asocia a un mayor riesgo de cáncer colorrectal, los pacientes con este tumor que están delgados viven una media de dos meses menos que los que tienen unos kilos de más y llegan al sobrepeso o a la obesidad, según indica un estudio sobre cáncer gastrointestinal llevado a cabo por el grupo de Yousuf Zafar, de la Universidad de Duke (Estados Unidos), cuyos resultados se han presentado en el Congreso Mundial de Cáncer Gastrointestinal de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO, por sus siglas en inglés), celebrado este mes en Barcelona.

Estos resultados han sorprendido a los investigadores, que esperaban que los pacientes con cáncer colorrectal en estadio 4 con mayor peso respondieran peor al tratamiento y tuvieran más riesgo de recidiva. De hecho, el investigador principal ha declarado que, contrariamente a su hipótesis, “los pacientes con un menor IMC -por debajo de 25- y cáncer metastásico tenían una menor supervivencia”.

A esta conclusión han llegado después de estudiar los datos de 6.128 pacientes con cáncer colorrectal metastásico que no habían sido tratados previamente y que estaban incluidos en cuatro registros de pacientes con cáncer de Estados Unidos y Europa. Se dividió a los pacientes en cuatro grupos dependiendo de su IMC. Los pacientes con un IMC de entre 20 y 24,9, considerado el más sano, sobrevivieron una media de 21,1 meses después del inicio del tratamiento, mientras que la supervivencia llegó hasta los 23,5 meses de media entre los que tenían un IMC de entre 25 y 29. Por su parte los obesos; es decir, los que tenían un IMC de entre 30 y 35, presentaron una supervivencia media de 24 meses, y en los que su IMC superaba los 35,1, la supervivencia fue de 23,7 meses.

Aún no se sabe exactamente por qué los pacientes más delgados tienen peor supervivencia. Según Zafar, la causa de un riesgo mayor de peor pronóstico en los pacientes delgados puede ser biológica. Otra explicación sería que, al tolerar peor el tratamiento, pierden peso. No obstante, el investigador estadounidense cree que hay que seguir analizando estos resultados para encontrar una explicación que se refleje en un mejor tratamiento de los pacientes con cáncer colorrectal metastásico.

 

Rodrigo Abad
Gerente de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada