esclerosis múltiple

La pérdida de hormonas también influye en el desarrollo del cáncer de colon

  • En este estudio se recuerda que, en un número importante de tumores, se ha visto que se deja de producir la hormona guanilina, lo que hace pensar en su implicación en el desarrollo del cáncer de colon.
  • Hay que tener en cuenta que el cáncer de colon es la segunda causa de muerte por cáncer tanto en hombres como en mujeres.

 

El cáncer de colon se puede sumar a la lista de tumores hormonodependedientes, encabezada por el cáncer de mama y de próstata. Las células humanas del colon se pueden convertir en cancerígenas cuando pierde la capacidad de producir las hormonas que hacen que mantengan su biología normal, según el equipo de Scott Waldman, del Departamento de Farmacología y Terapéutica Experimental en la Universidad Thomas Jefferson, en Filadelfia.

Los investigadores analizaron muestras de tejido tumoral de 281 pacientes con cáncer de colon y las compararon con tejido de colon que no estaba afectado por el tumor. De esta manera vieron que la producción de la hormona guanilina, medida por la cantidad de ARN mensajero de guanilina que contiene cada célula, se reducía de 100 a 1.000 veces en más del 85 por ciento de los tumores de colon que se estudiaron. Asimismo, comprobaron que los pacientes mayores de 50 años producían una cantidad mucho menor de esta hormona, lo que puede explicar que este tumor sea más frecuente en personas mayores.

En este estudio, que se publica en Cancer, Epidemiology, Biomarkers & Prevention, Waldman recuerda que en un número importante de tumores se ha visto que se deja de producir la hormona guanilina, lo que hace pensar en su implicación en el desarrollo de este cáncer. Por eso, cree que una nueva vía preventiva puede ser la administración de terapia hormonal de reemplazo de la guanilina en las personas que tengan un alto riesgo de desarrollar cáncer de colon. El siguiente paso es analizar si la terapia hormonal de reemplazo puede prevenir el desarrollo del cáncer o su crecimiento en ratones. Luego habrá que probarlo en humanos. Mientras tanto, el equipo de Waldman quiere centrarse en sus trabajos con la hormona guanillina para conocer mejor todas sus funciones y saber su papel exacto en el funcionamiento normal de las células del colon sanas.

Hay que tener en cuenta que el cáncer de colon es la segunda causa de muerte por cáncer tanto en hombre como en mujeres y según la Sociedad Americana del Cáncer este año se producirán más de 50.000 muertes por este tumor. Cualquier línea de investigación centrada en reducir el número de muertes por cáncer de colon es bienvenida.

 

Clara Castaño

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada