[ File # csp3082113, License # 2385170 ]
Licensed through http://www.canstockphoto.com in accordance with the End User License Agreement (http://www.canstockphoto.com/legal.php)
(c) Can Stock Photo Inc. / 4774344sean

¿Sabías que la personalidad puede influir en la fertilidad?

  • Este estudio observó que el carácter influye en la fertilidad de forma diferente en hombres y mujeres, ya que éstas sí que son conscientes de la reducción que va sufriendo su capacidad de concebir, mientras que a los hombres no les importa de forma tan determinante esa disminución.
  • No tener compañero estable y los aspectos económicos o educacionales no son motivo para que se haya reducido la tasa de fertilidad entre la población que se analizó en el estudio.

 

Si uno es extrovertido y abierto puede ser más fértil. Esta es la tendencia que apuntan los datos de un nuevo estudio que se publica en la revista European Journal of Personality.

Este trabajo noruego se centra en la evolución de la tasa de fecundidad en los últimos años y muestra que los cambios producidos se deben a transformaciones sociales, como el aumento de la cohabitación, de los divorcios y de los matrimonios tardíos.

Para llegar a esta conclusión, se examinó la relación entre fertilidad y personalidad en más de 7.000 hombres y mujeres noruegos durante más de 40 años y se observó que el carácter influye en la fertilidad de forma diferente en hombres y en mujeres, ya que éstas sí que son conscientes de la reducción que va sufriendo su capacidad para concebir, mientras que a los hombres no les importa de forma tan determinante esa disminución.

En Noruega, la proporción de hombres mayores de 40 años sin hijos aumentó entre 1940 y 1970 del 15 al 25%, y en las mujeres ese porcentaje varió del 10 al 13% en el mismo periodo.

A partir de 1957 se constató que los hombres neuróticos tenían menos hijos, situación que se puede explicar por las nuevas circunstancias a la hora de tener hijos: las parejas retrasan cada vez más su proyecto reproductivo y tienden a dedicar más tiempo a elegir a su pareja antes de formar una familia. No tener compañero estable y los aspectos económicos o educacionales no son motivo para que se haya reducido la tasa de fertilidad entre la población que se analizó en el citado trabajo.

Aunque el estudio se ha hecho en Noruega, Vegard Skirbekk, su autor, dice que los datos se pueden extrapolar a otros países europeos, ya que es el primer trabajo que se centra en estudiar los cambios que se han producido en la tasa de fertilidad en Europa teniendo en cuenta los rasgos de personalidad. Concluye que éste es el aspecto que más ha influido en la evolución de la fertilidad, por encima de los económicos o individuales.

Esperaremos a conocer nuevos datos que reflejen si este fenómeno se extiende o no.

 

Alba Guerra Recas

Responsable de Comunicación en Merck

 

Comparte esta entrada