red heart object, white background, box

¿Por qué la salud cardiovascular es tan importante para nosotros?

El corazón empieza a latir mucho antes de que se produzca el momento de nuestro nacimiento. Y desde ese momento no para de trabajar.

Ya que es uno de los órganos con mayor importancia, ¿no crees que es hora de empezar a cuidarlo?

Con motivo del Día Mundial del Corazón el próximo 29 de septiembre, queremos animaros a llevar unos hábitos de vida saludables que hagan que vuestro corazón lata siempre sano. Según la Fundación Española del Corazón, las enfermedades cardiovasculares causan el fallecimiento prematuro de más de 17,5 millones de personas al año en el mundo.

Existen diversos factores de riesgo para la salud cardiovascular, divididos en dos categorías: principales y secundarios. Los principales son aquellos en los que su intervención en el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares se ha comprobado, mientras que los secundarios son aquéllos que pueden elevar la probabilidad de sufrir una enfermedad cardiovascular.

Entre los factores de riesgo se encuentran:

  • La hipertensión arterial. Esta enfermedad se caracteriza por una presión continuada y alta en los vasos sanguíneos.
  • El colesterol alto (hipercolesterolemia). Se trata de uno de los principales factores de riesgo para la salud cardiovascular. El colesterol es una sustancia grasa transportada en la sangre y que se encuentra presente en todas las células del organismo. Existen dos tipos de colesterol: el HDL, que resulta favorable para el organismo, y el LDL, comúnmente conocido como colesterol malo. Cuando la sangre contiene demasiado colesterol malo, éste tiende a acumularse sobre las arterias, y cuando se llega a formar una placa de ateroma en las arterias coronarias que riegan el corazón, se produce un aumento en la posibilidad de sufrir un ataque al corazón. La placa de ateroma es una acumulación que se produce cuando el colesterol se adhiere a las arterias coronarias.
  • La diabetes. Resulta de vital importancia vigilar los niveles de glucosa en sangre, ya que, según la Fundación Española del Corazón, las enfermedades cardiovasculares son las causantes del 60 por ciento de todas las muertes en personas con diabetes. Existen dos tipos de diabetes: la diabetes tipo I y la diabetes tipo II. De ellas, la causante de la mayor parte de las enfermedades cardiovasculares relacionadas con esta patología es la de tipo II.
  • La obesidad. El exceso de peso puede contribuir al aumento del colesterol, así como aumentar la presión arterial y los casos de diabetes.
  • El tabaco. El tabaco eleva la frecuencia cardiaca, endurece las arterias y puede llegar a causar irregularidades en el propio ritmo cardiaco. Todo ello supone un sobreesfuerzo para el corazón, que hace que trabaje más y que no bombee la sangre con normalidad.
  • La falta de ejercicio físico. Las personas sedentarias tienen más posibilidades de sufrir un ataque al corazón que aquéllas que realizan una actividad física constante y moderada.

Por todo ello, es importante seguir hábitos de vida saludables, tales como: llevar una dieta sana y equilibrada, hacer ejercicio de manera regular y moderada, y evitar situaciones de ansiedad y estrés.

¡Muévete por ti y por tu corazón!

 

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada