el potencial de la adherencia terapéutica

Pequeños gestos, grandes logros: el potencial de la adherencia terapéutica

  • Las estimaciones del OAT apuntan a que la no adherencia terapéutica a los tratamientos farmacológicos contribuye a unas 200.000 muertes prematuras de ciudadanos europeos cada año y provoca un coste estimado a los gobiernos de 125.000 millones de euros anuales.
  • Teniendo en cuenta estos datos, las razones para invertir en mejorar la adherencia terapéutica son obvias.

 

Hace ya casi 10 años, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que la falta de adherencia terapéutica es la principal razón del beneficio clínico subóptimo, que contribuye a un mayor número de complicaciones médicas y psicosociales de la enfermedad y reduce la calidad de vida de los pacientes.

Para intentar mejorar la adherencia terapéutica, la semana pasada participamos en las II Jornadas de la Adherencia al Tratamiento, organizadas por el Observatorio de la Adherencia al Tratamiento (OAT), con la ponencia Impacto Económico de la Adherencia y Dispositivos Electrónicos.


Allí pudimos reflexionar con algunos datos ofrecidos por la consultora IMS Health sobre este asunto. Uno de los que más llamó la atención fue el que se refiere al mal uso de los fármacos, ya que se estima que provoca aproximadamente un 8 por ciento del gasto sanitario en el mundo y, de ese porcentaje, el 57 por ciento se correspondería con problemas de no adherencia. Las estimaciones del OAT apuntan a que la no adherencia a los tratamientos farmacológicos contribuye a unas 200.000 muertes prematuras de ciudadanos europeos cada año y provoca un coste estimado a los gobiernos de 125.000 millones de euros anuales. Al extrapolar estas cifras en función de la población española, se estima que el impacto sería cercano a los 11.250 millones de euros. Por lo tanto, para el sistema sanitario es muy rentable invertir en mejorar la adherencia.

Álvaro Hidalgo, profesor Titular de Fundamentos del Análisis Económico de la Universidad de Castilla-La Mancha, nos recordó que “un modo de controlar los resultados en salud y a nivel económico de la terapia prescrita al paciente es asociar dicho tratamiento farmacológico a una forma de administración que permita monitorizar la adherencia terapéutica de cada paciente”. Así, “los dispositivos electrónicos para la autoadministración de terapias farmacológicas se traducen en un doble beneficio sanitario ya que, al permitir un registro objetivo de la adherencia, fomentan una mayor efectividad de las terapias y mejoran la gestión del coste -tanto farmacológico como sanitario-, asociado a cada paciente”.

Las razones para invertir en mejorar la adherencia terapéutica son obvias. Pequeños gestos como que los profesionales sanitarios incidan en la importancia del cumplimiento terapéutico por parte de los pacientes, así como que éstos cumplan con dichas recomendaciones, pueden fomentar una mayor efectividad de los tratamientos y menores costes sanitarios (complicaciones y eventos evitables) y económicos (bajas laborales y mortalidad prematura). Seguiremos insistiendo para que las administraciones tomen nota de que estas pequeñas intervenciones son altamente eficientes en términos económicos y de resultados en salud.

 

Carlos Polanco
Gerente de Economía de la Salud en Merck

Comparte esta entrada