prevención de la diabetes en la oficina

Prevención de la diabetes en la oficina

  • Implementar en el trabajo programas para mejorar el estilo de vida constituye una herramienta eficaz para prevenir enfermedades.
  • Trabajar en equipo y con personas con las que se convive diariamente es un buen apoyo para llevar una vida saludable.

 

¿Sabes que se puede prevenir la diabetes en la oficina? Un estudio que se publica en Preventing Chronic Disease así lo demuestra en trabajadores con prediabetes, es decir, con niveles altos de glucosa en sangre. Los empleados que siguieron un programa para mejorar su salud y unas pautas determinadas consiguieron prevenir la diabetes, reduciendo el peso.

El equipo de Carla Miller, profesora de Nutrición en la Universidad del Estado de Ohio, ha estudiado a dos grupos de trabajadores. El primero participó en el programa, que tenía una duración de 16 semanas y que se centraba en controlar la ingesta de calorías y grasas para reducir el peso. Al programa dietético se añadió un programa de ejercicio físico. Una vez a la semana, acudían a una sesión de control bien a la hora de comer o después de trabajar, mientras que el segundo grupo, el de control, recibió las pautas habituales para reducir peso.

De media, los trabajadores que siguieron el programa perdieron un 5,5 por ciento de su peso y lo mantuvieron durante tres meses, comparado con menos de la mitad de ese porcentaje de peso perdido por los trabajadores del grupo control.

Con respecto a los niveles de glucosa, el primer grupo duplicó la reducción de la glucosa en sangre con respecto a los trabajadores del grupo de control. Según Carla Miller, este trabajo pone de manifiesto que implementar en el trabajo programas para mejorar el estilo de vida funcionan y son una herramienta eficaz para prevenir enfermedades. “Hemos constatado que los trabajadores que acudían todas las semanas a un grupo de trabajo donde se les monitorizaba lo que comían y su actividad física lograron perder peso y esa pérdida de peso es la mejor forma para prevenir el desarrollo de diabetes tipo 2”.

Una de las conclusiones obtenidas por el trabajo es que el primer mes es crítico. Es el principal para ver que se pueden conseguir los objetivos de pérdida de peso marcados. Trabajar en equipo y con personas con las que se convive diariamente es un buen apoyo para llevar una vida saludable. Además, los trabajadores que siguieron el programa de apoyo en el lugar de trabajo consiguieron mantener el peso alcanzado, que se sabe que es difícil de mantener, y no volvieron a coger esos kilos de más. En definitiva, este estudio ha demostrado que el lugar de trabajo puede ser un aliado para implementar programas de salud.

 

Departamento de Comunicación de Merck

 

Comparte esta entrada