3

¡La primavera, las alergias altera!

  • Las sustancias que más comúnmente producen reacciones alérgicas son algunos alimentos, medicamentos, animales domésticos, los ácaros del polvo y el polen.
  • La alergia no está presente en el nacimiento, sino que se desarrolla con el paso del tiempo.

 

Dice el refrán La primavera la sangre altera, pero también altera las alergias. En esta estación y, como consecuencia de la polinización de las plantas que se produce en esta época del año, el número de casos y personas afectadas por los síntomas alérgicos aumenta.

Pero, ¿qué es la alergia? La alergia es una reacción exagerada y anormal de nuestro sistema inmunológico frente a sustancias que, aún siendo inofensivas, son percibidas como una amenaza para nuestro organismo. Así, con carácter defensivo, el sistema inmunológico comienza a producir anticuerpos para combatir la amenaza, es decir, para combatir al alérgeno.

Esta reacción (anticuerpo-alérgeno) del cuerpo es la que causa los síntomas más habituales asociados a las enfermedades alérgicas, como urticaria, dermatitis, eccema, picor, rinoconjuntivitis, tos, asma, molestias digestivas… atendiendo a la región de nuestro organismo que se encuentre más afectada.

¿Qué sustancias pueden provocarla? Las sustancias que más comúnmente producen reacciones alérgicas son algunos alimentos, medicamentos, animales domésticos, los ácaros del polvo y el polen. Es muy habitual relacionar la alergia con la primavera ya que con la polinización de las plantas y árboles se produce un importante aumento de las alergias en esta estación. Además se ha observado que la prevalencia de la alergia al polen es mayor en ciudades, debido a que la contaminación incide sobre los recuentos de pólenes. La alergia al polen es estacional, con lo cual pasado el momento de la polinización, los síntomas desaparecerán.

¿Por qué y cuándo nos hacemos alérgicos? La alergia no está presente en el nacimiento, sino que se desarrolla con el paso del tiempo. Es más frecuente en jóvenes, pero sobre todo aparecen en la edad infantil. Esta enfermedad tiene una carga genética importante, es decir que heredamos la predisposición a padecerla, aunque para ello se deberá entrar en contacto con el agente causal. Debemos tener en cuenta que la alergia es un proceso cambiante, puede aparecer espontáneamente y tener periodos de intensidad variable aunque una vez que aparecen lo más común es que nos acompañen a lo largo de nuestra vida siendo también más frecuente que una persona que ya padece algún cuadro alérgico, con el tiempo presente una mayor incidencia de otros procesos alérgicos nuevos.

El pasado año se celebró por primera vez (entre el 4 y el 10 de abril) la Semana Mundial de la Alergia bajo el slogan “un problema de salud pública”. No es para menos ya que en España una de cada cuatro personas padece algún tipo de alergia. Además, se prevé un aumento de problemas alérgicos a largo plazo debido a factores ambientales, climáticos y a la contaminación. Por ello, se dice que la alergia es la epidemia no infecciosa del siglo XXI.

El tratamiento precoz ha demostrado que minimiza y evita nuevos síntomas y en consecuencia posibles complicaciones, sobre todo en primavera donde los casos y la sintomatología aumentan considerablemente.

¿Padeces tú algún tipo de alergia? Próximamente en el blog profundizaremos sobre la sintomatología y prevalencia de los principales tipos de alergia que nos afectan y daremos algunas pautas para determinar cuándo acudir al alergólogo.

 

Jenaro Hernández
Especialista en Alergia. Gerente Médico de Merck

Comparte esta entrada