[ File # csp12387247, License # 2385158 ]
Licensed through http://www.canstockphoto.com in accordance with the End User License Agreement (http://www.canstockphoto.com/legal.php)
(c) Can Stock Photo Inc. / kikkerdirk

¿Problemas de fertilidad? Bienvenida al “club del desayuno”

  • El síndrome de ovario poliquístico afecta aproximadamente al 6-10% de las mujeres en edad reproductiva, influyendo en su fertilidad.
  • Según las conclusiones, las que tomaban un desayuno “potente” redujeron como media un 8 por ciento su resistencia insulínica y sus niveles de glucosa.

 

Por extraño que parezca, un grupo de científicos de la Universidad Hebrea de Jerusalén ha relacionado desayunar bien con una mejora de los problemas de fertilidad. Sus hallazgos se acaban de publicar en la revista Clinical Science.

Pero…¿cómo han llegado a esta inverosímil conclusión?

Vayamos por partes: hace ya tiempo que los nutricionistas vienen advirtiendo que la ganancia de peso no depende solo de la cantidad de calorías que tomamos, sino de en qué momento del día lo hacemos.

Así que el equipo del profesor Oren Froy, director del Centro de Nutrigenómica e investigación de Alimentos Funcionales la mencionada universidad israelí, decidió comprobar si el reparto de las calorías durante el día ayudaba de alguna forma a mejorar las irregularidades menstruales que sufren algunas mujeres. En este estudio, concretamente, se investigó a un grupo de 60 mujeres de entre 25 y 39 años que sufrían del síndrome de ovario poliquístico y se las siguió durante 12 semanas en las que anotaron todo lo que comían y en qué momento lo hacían.

El síndrome del ovario poliquístico o (SOP) afecta aproximadamente al 6-10% de las mujeres en edad reproductiva, influyendo en su fertilidad. El SOP crea una resistencia a la insulina que provoca un aumento de las hormonas masculinas y que también puede provocar irregularidades en la menstruación, alopecia en el cuero cabelludo, exceso de vello en el resto del cuerpo, acné, problemas de fertilidad e, incluso, diabetes.

El grupo de mujeres de este estudio, todas ellas con un peso dentro de los márgenes normales, fueron divididas en dos grupos. A todas se les permitió consumir alrededor de 1.800 calorías al día, con la diferencia de que en un grupo la comida más fuerte era el desayuno (tomaban un desayuno potente de alrededor de 1.000 calorías), y en el otro, la cena.

La hipótesis del estudio era observar si el momento de la ingesta de calorías influía en la resistencia a la insulina y aumentaba el nivel de andrógenos.

Según las conclusiones, las que tomaban un desayuno “potente” redujeron como media un 8% su resistencia insulínica y sus niveles de glucosa, mientras que las de la cena pantagruélica no mostraron ninguna modificación de estos parámetros. Otro hallazgo relevante fue que en las del “club del desayuno” la testosterona se redujo en casi un 50%, algo que no se observó en el otro grupo en ninguna proporción.

Lo más llamativo fue el crecimiento en la tasa de ovulación de las mujeres que desayunaban abundantemente, comparadas con el otro grupo. Con esta observación, los científicos pudieron concluir que el nivel de fertilidad entre las mujeres con SOP se ve influido positivamente por un buen desayuno.

El momento, pues, también cuenta. ¿Te apuntas al club del desayuno?

 

Alba Guerra

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada